28 Aug 2009
Aprendiendo español como los niños hispanos
Una reflexión acerca de aprender español en la forma en que los niños hispanos aprenden su idioma: leer en voz alta, imitar y escribir

 

Música… Me gusta el sol, Galicia y las palomas. El buen cigarro y la guitarra española. Saltar paredes y abrir las ventanas y cuando llora una mujer. Me gustas tu y …

Hola amigos del podcast de Rojas Spanish Languaje.  Bienvenidos a la Casa Rojas. Nuevamente estoy aquí para tener este momento con ustedes.  Para comunicarnos en español y darles sugerencias y compartir historias que giran alrededor de la vida de nosotros los hispanos, en cualquier parte de nuestros países de habla española. Quiero agradecer a nuestro amigo Roberto Everest por su introducción a mi podcast. Son muy interesantes los comentarios que recibo por email y hay uno que me llamó la atención diciendo que ya estaba siendo muy repetitivo la introducción del podcast, así que tomando esta iniciativa he decidido cambiar y desde el siguiente podcast vamos a tener una nueva introducción. Así que vamos a escuchar otra melodía que nos va acompañar en nuestro podcast para las siguientes ediciones.

Música… gracias a la vida, que me ha dado tanto, me dio dos luceros que cuando los abro perfecto distingo lo negro del blanco.

Hoy quiero mencionarles acerca de la Revista La Casa Rojas y contarles que el pasado quince de agosto, lanzamos la segunda edición de agosto con nuevos artículos y audios para los que están interesados en practicar más sus habilidades lingüísticas, escritura, audición y comprensión de lectura, además de informarse y aprender de la cultura. Solo necesitan ir a la página web www.lacasarojas.com y suscribirse, esto conlleva un costo. Y también en el mismo lugar pueden suscribirse a este podcast que es en forma gratuita.

En el podcast de hoy quiero referirme a un aspecto de estudiar y enseñar español. En realidad, quiero hacer esto en manera muy informal porque este es el origen de mis reflexiones, alrededor del tema de aprender y enseñar español. No pretendo dar alguna fórmula absoluta que los va hacer a ustedes hablar y entender español de la noche a la mañana. Ni siquiera en treinta días. Ni siquiera en noventa días. Ni siquiera durmiendo o de alguna otra manera simplista que es lo que los slogans de marketing nos anuncian cuando vemos la televisión o escuchamos la radio.

Comienzo con mi propia experiencia hablando inglés, como dije en un podcast anterior, yo no recuerdo cuando fue la fecha en que puedo decir en que ya hablo inglés. Si hago las matemáticas, voy a sacar un cálculo de años que van a ser muchos pero por otro lado si me preguntan, si me considero alguien que hable inglés, puedo decir que sí. Probablemente en un examen no lo pase, aunque ahora pensándolo bien, sí lo pasaría. Es más, ya lo pasé. El asunto es que ahora uso el inglés como segunda lengua y me siento cómodo. Sé que estoy aprendiendo más cosas pero que obstruya la comunicación. En el peor de los casos pregunto …..what alsdkjfl kis that? Sin embargo, la reflexión de hoy me lleva al español pensando en todos mis estudiantes y amigos de podcast que siempre están batallando con eso de que el español se hace difícil o que necesitan más práctica. La práctica es importante, de eso no hay duda, pero mi reflexión de hoy constantemente es ¿Por qué un estudiante de español no puede aprender en la misma manera en que nosotros los hispanos aprendimos nuestro idioma? La práctica del español, al menos debería seguir los mismos criterios que seguimos nosotros los hispanos cuando aprendemos nuestro idioma. ¡Ajá! Puedo ver venir mucha controversia con esta declaración, pero la verdad es que cuanto más enseño español me doy cuenta de que hemos tratado de explicar a los estudiantes en una forma estructurada a través de la gramática para comunicarse en otro ángulo hemos usado y seguimos usando muchas veces el método de la traducción para aprender español.  Cuando un estudiante dice: how do you say in spanish I want to buy a cooking book?  Es claro que estamos preguntando por la traducción de esa frase que luego la memorizamos y la repetimos y la aprendemos; sin embargo hemos aprendido memorizando la traducción. De esa manera hemos puesto mucho énfasis a la parte gramatical y memorística del asunto, dejando de lado la creatividad, la internalización y la fonética. La imitación, Paola peló una lima. La paloma pasó la loma. Pamela usa la lupa. Observemos a los niños. Las repeticiones de frases, la imitación de palabras, el proceso de relacionar sonidos con acciones que luego internalizan y las usan posteriormente y en forma creativa para obtener lo que quieren y comunicarse. Yo he empezado a poner más énfasis en la manera cómo yo aprendí español de mis padres para enseñar español a mis estudiantes. Les cuento que no es fácil, pero es efectivo. Hoy solo voy a poner un ejemplo y ustedes pueden luego buscar unas referencias y practicarlo por su cuenta. Yo recuerdo que mi madre me enseñó a leer con un libro que se llama coquito. Lo hemos usado en Perú y parece que hay variantes de este libro en otros países. Los profesores de español pueden encontrar un par de videos acerca de este material y en mi sitio web o en la casa Rojas, en la parte de videos. Pero regresando al tema, mi madre que era profesora de niños, se lo dio a mi hermano, le dio este libro a mi hermano que vive en Argentina para que lo use con mis sobrinas. Este libro enseña a los niños a unir palabras, a usar correctamente las vocales y unirlas entre sí y con las consonantes llevando un ritmo, una melodía. Mi cuñada Marta, desde Argentina, me contó cómo fue este proceso con mis sobrinas y cuando le pregunté a un amigo de Venezuela me dijo que él usó un libro llamado Kikiriki que es el sonido que hacen los pollos o gallos y que aprendemos cuando somos niños. El esquema es similar: vocales con consonantes y frases cortas que los niños repiten con sus padres o sus profesores ¿verdad? Ma me mi mo mu Mi mamá me ama, etc.  ma má mi mí ama. Pero no aprendimos esto en tres meses. Lo aprendemos en más tiempo mientras lo internalizamos, nos familiarizamos con las palabras, con los sonidos, con el significado, con el afecto de nuestros padres cuando se alegran con nuestro triunfo en la repetición y la alegría del éxito, es decir toda una atmósfera que envuelve las emociones, la psique, en fin, todas estas cosas.

El español tiene sonidos más claros o puros que otros idiomas. Permítanme decirlo de esta manera, no tenemos sonidos guturales como el francés…, algo por el estilo, o el inglés tiene sonidos de la t y h en this or that u otros sonidos más. Yo recuerdo que usando este material de niños, los niños aprenden a decir cosas y luego lo refuerzan con la experiencia. Aunque en muchos casos es a la inversa. Ellos refuerzan con estos materiales lo que han aprendido ya con la experiencia a través de sus padres, al repetir lo que ellos dicen. Por eso aprenden a leer, los sonidos, en la forma cómo lo aprendemos cuando somos niños. Esto puede explicar por qué no decimos Yo amo a mamá, sino que decimos Yo amo a mamá. Esto es lo que aprendemos y en lo que entrenamos desde que somos niños. Por supuesto, todo esto dentro de un contexto de lectura en voz alta, y esa es la otra clave, leer en voz alta. En el tiempo que llevo enseñando español no he encontrado ningún material que enseñe la lectura de esta manera. Bueno, yo he empezado a aplicarlo con mis estudiantes y funciona.  Va a tomar más de treinta días de marketing o de lo que dicen los marketing por allí, pero va a ser realmente beneficioso para los que quieren aprender español y no hablar con las palabras cortadas como Yo-voy-a-tra-ba-jar ma-ña-na. Si no que lo van a aprender leyéndolo con un poco más de fluidez y ritmo. Yo voy a trabajar mañana.

Música

En conclusión, para cerrar este tema por hoy, he querido reflexionar en: uno, el énfasis de la fonética, enseñada en forma y que nosotros los hispanos aprendemos nuestra propia lengua. Segundo, aprende imitando, al profesor o al amigo que habla español especialmente si es hispano y leyendo en voz alta, practicando las lecturas en voz alta. Y si tienes a alguien que habla español y te puede corregir la lectura, mucho mejor. Ahora, no necesitas leer todo un libro, escoge párrafos, secciones y empieza a practicarlos en voz alta. Tercero, usarlo sin temor. Es decir usar el idioma sin temor. Aquí en los estados unidos hay muchas oportunidades ahora para practicar. En la mayoría de las ciudades por ejemplo, se encuentran los restaurantes o tiendas hispanas. Bueno, el uso de frases cortas, hacer las compras en español, etc. puede ser una buena forma de ejercitarse. A veces llevo a algunos de mis estudiantes al mercado hispano y les digo que compren algo en español, que traten de hablar o hacer una entrevista, es decir usándolo porque la situación de clase es todavía algo artificial mientras que, cuando se usa el español, aún los recursos que se han aprendido, las formas aún mínimas que conocemos y tratamos con creatividad de hacernos entender, eso es muy importante y muy buena práctica.

Bueno amigos, hasta aquí nuestra reflexión de hoy. No olviden que si quieren reforzar su práctica de español tienen una opción con La Casa Rojas, la revista. Allí van a encontrar no solamente artículos para leer y practicar en voz alta, sino también los audios leídos por los autores de diversos países y que pueden servir de modelo. También voy a darles claves y ayudar a todos aquellos que quieran seguirme, pueden hacerlo en siguiéndome en twiter. Y pueden buscarme en www.twitter.com/lacasarojas y allí van a poder tener algunas claves que voy a estar poniendo en lo sucesivo acerca de mis clases y notas pequeñas que estoy poniendo de mis clases de español que les pueden servirles a ustedes. Así que gracias, no olviden, ya tenemos artículos nuevos de nuestra edición en la revista del pasado quince de agosto y ahora, el primero de setiembre, la próxima semana, viene un nuevo grupo de artículos, así que estén atentos y nos vemos. ¡Hasta la próxima!

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.