fbpx

Hola amigos del Podcast de La Casa Rojas de Rojas Spanish Language. Bienvenidos

Nuevamente estamos hoy en otro episodio de este Podcast donde queremos compartir con ustedes las experiencias de la gente del mundo hispano y su vida de manera que aquellos, como ustedes que están en el proceso de aprender a hablar español y, los amantes de la cultura hispana puedan tener una oportunidad de practicar su español con este Podcast.

Para poder acceder a este Podcast desde mi Pagina web debes ir a www.lacasarojas.com/podcast si quieres oír el Podcast o descargarlo desde allí debes registrarte solamente con tu email y podrás descargar una copia de este Podcast en mp3. Si deseas tener una copia del texto del Podcast, esto está disponible para los miembros Premium y tendrás la información en el sitio web también: www.lacasarojas.com/podcast

Como siempre, quiero agradecer a Roberto Everest por acompañarnos en la introducción en cada edición de este Podcast.

 

Y ahora, nuestra historia:

Download
Download Audio File – mp3

Download Audio File and Script
 Download Audio File and Script

Enseñar español me ha permitido conocer mucha gente que tiene una cosa en común: no están en su país, y aunque se pueden comunicar en el idioma local este no es la lengua materna…son extranjeros.

En noviembre pasado al final de uno de mis días de trabajo decidí apagar la computadora e ir a descansar después del largo día. Como es mi costumbre puse la televisión para ver las noticias locales de las Ciudades Gemelas y me llama la atención que las noticias presentan el caso de una familia peruana…en Minnesota.

Esta es la historia de la familia Vásquez, Diego y Jessica los padres y Valeria, la niña de 6 años quien a su corta edad tuvo que enfrentar la necesidad de un trasplante de corazón y que lo encontró en Minnesota.

La historia de Valeria no está completa si no se conoce la historia de los padres. Diego y Jessica son médicos, ambos trabajaban en diferentes centros de salud de la ciudad de Lima en Perú. Como médicos conocen la realidad de los pacientes, la realidad del trabajo medico en un país que con limitaciones ofrece lo mejor a la ciudadanía.

Valeria fue diagnosticada con Miocardiopatía Dilatada, una afección en la cual el corazón se debilita y se dilata y no puede bombear sangre de manera eficiente.

Tendremos tiempo para conocer el proceso que Valeria tuvo que afrontar desde que aparecieron los síntomas. Sin embargo, es la actitud de los padres ante esta situación que revela el temple y el calibre del amor de padres.

Como dije, ellos son médicos, y ahora tienen que enfrentar estar en el otro lado de la consulta. No el lado del paciente, sino en el lado del familiar, el lado de los padres.

Esta historia me hace recordar la película The Doctor de 1991 donde William Hurt es un médico que luego se convierte en paciente cuando se le diagnostica con cáncer a la garganta. Su perspectiva de vida cambia, el mundo cambia.

En el caso de la familia Vásquez, los médicos no se convierten en pacientes, en cambio, se convierten en el familiar directo y que por extensión pueden representar al hijo que tiene al padre enfermo, o la esposa que tiene al esposo con diagnostico de cáncer, el tío que tiene al sobrino grave…ese nivel humano que es común a cualquier cultura, raza o lengua.

El Dr. Vásquez vino a mi casa y nos contó su historia.

Sí, bueno, ella, Valeria nació sana totalmente. Nunca, nunca…más que para sus visitas de controles de crecimiento normal, nunca había ido a un doctor. Nunca había ido a un hospital siquiera.

Había estado en un hospital porque me iba a visitar cuando yo estaba de guardia en mi trabajo.

Me iba a visitar por eso, no porque ella era una paciente.

Y un día llegó del colegio y había tenido una fiesta infantil y en la tarde tuvo un poco de nauseas y vomitó.

Dijimos:

–          Bueno, de repente algo que comió en la fiesta le cayó mal

Tal vez comió muchos dulces, bueno, pero ella seguía su actividad normal.

Eso fue un jueves.

El viernes se volvió a sentir mal. Fue al colegio y cuando regresó vomitó una vez más, y dijo:

–          Sí, me siento un poco mal, me duele la barriga.

Eso fue un viernes y el sábado siguiente, yo, como todas las mañanas, y mi esposa salimos a trabajar, la dejamos a mi hija, como no tenía que ir al colegio, la dejamos con la nana.

Y a la 1 pm me llama la nana, me llama desesperada, que Valeria estaba muy enferma que no podía respirar y que se estaba desmayando que vaya a la casa.

Entonces yo fui y la llamé a mi esposa a su trabajo y le dije:

–          Nos encontramos en la casa

Y nos fuimos lo más rápido que pudimos cada uno a la casa. Y la encontré a mi hija totalmente pálida y con mucha dificultad para respirar. Yo le puse la mano en el pecho y solo con ponerle la mano en el pecho me di cuenta que algo no estaba bien porque el corazón latía muy, muy rápido y de forma desordenada.

Entonces, la subí al carro y la llevé a la emergencia del hospital. Fui primero a un hospital. Eso es parte de la realidad del Perú, siendo yo médico, voy con mi hija en brazos, entro a la emergencia y le digo:

–          Mi hija está muy enferma, necesito que la atiendan.

Y me dicen:

–          Hay toda esa  cola de niños. Tienen que esperar.

Yo le digo:

–          Doctor, yo soy médico, esto es una real emergencia. Su corazón no late bien, está teniendo una arritmia. No puede respirar.

Me dijo:

–          Bueno, todos esos niños también tienen una  emergencia.

Entonces me volví al carro y me fui a otro hospital. A un hospital más grande donde yo tenía muchos conocidos. El hospital Rebagliati, el Hospital del Empleado, que probablemente es el hospitalmente más grande que hay. Y es uno de los más grandes en Sudamérica en realidad pues tiene más de 1500 camas.

Y, bueno, allí la vieron, le hicieron un electrocardiograma y efectivamente estaba arrítmico pero en ese momento en la emergencia no había ningún…había un cardiólogo de guardia pero era de adultos. No había un cardiólogo pediatra, de niños.

Entonces dije:

–          ¡Qué hago!

Tengo una amiga que es cardiólogo pediatra. La llamé por teléfono y me dijo:

–          No te preocupes que yo inmediatamente voy para allá

Y efectivamente a los 10 minutos llegó ella. Ella misma la vio. Y la doctora le puso la mano al pecho y dijo:

–          Tu hija tiene insuficiencia cardíaca.

De frente, simplemente poniéndole la mano en el pecho.

–          Necesito hacerle una ecografía del corazón.

Le prestan un equipo. Ella misma allí le hizo la ecografía y nos  dijo:

–          Su corazón está muy dilatado, ha crecido mucho la fuerza con la que debiera bombear en las personas que no tienen ninguna enfermedad en el corazón.

Normalmente están por encima del 55% – 60 %, ella tenía 35% de esa fuerza.

Me dijo:

–          Bueno, lo que tiene tu hija es una dilatación del corazón, por eso no bombea bien y eso la pone en riesgo de tener arritmias muy severas que incluso la pueden llevar a un paro cardíaco.

Entonces, esa vez la hospitalizaron, le dieron mucha medicina para tratar de controlar la arritmia lo cual consiguieron bastante bien. Le dieron algunas medicinas para hacer que su corazón se contraiga mejor. Y a la semana le dieron de alta. Le hicieron todos los exámenes…dijeron:

–          Aparentemente es un virus. Lo más probable es que ella se recupere…es lo más probable. Hay otra posibilidad que no, pero vamos a ser positivos.

Esto fue en noviembre de 2010.

Ella estuvo hospitalizada desde el 20 de noviembre  hasta el 27 de noviembre.

Le dieron de alta, estuvimos con ella en casa.

Mi esposa dejó de trabajar para dedicarse a cuidarla y todos los días la veíamos. Ella, bueno, hacía sus cosas normal. Ya no fue al colegio más.

Ella iba bien. No mejoraba pero estaba estable. Se mantenía estable.

Le hacían sus controles de ecografía, “está igual, hay que tener paciencia”.

Pasaba el tiempo pero seguía igual.

Hasta que le hacen un control y nos dicen:

–          Ya no está igual, está mucho menos la fuerza de su corazón.

Entonces ya la llevamos a otro hospital que es un instituto especializado en problemas de corazón y allí, ni bien la vieron, la hospitalizaron.

Y eso fue un 21 de enero y de allí nunca más volvió a salir del hospital.

Nos dijeron:

–          Bueno, esta vez se ha descompensado. Su corazón está latiendo…está bombeando bien, vamos a darle algunas medicinas para recuperarla, de repente unos 4 días y le damos de alta. Que se estabilice.

Bueno, lo cierto es que entró en el hospital y le pusieron todas las medicinas que pudieron y cada vez su corazón latía menos.

Ella llegó acá (Minnesota) con una fuerza de bombeo dela sangre de 5%.

Allá en Perú, en el hospital nos dijeron finalmente después de todas las cosas que le hicieron que ella, su… de los tipos de enfermedades, la enfermedad de ella es: Miocardiopatía Dilatada, así se llama la enfermedad y hay varias evoluciones.

Unas que mejoran, unas que se quedan igual (el paciente se acostumbra a vivir con ese nivel de función de corazón), y otras que se van deteriorando, se van deteriorando, se van deteriorando hasta que necesitan…la única solución para eso es hacer un trasplante de corazón.

Y en el caso de Valeria nos dijeron finalmente, que el caso de Valeria era ese, que no había ningún indicio de que se estaba estabilizando o que pudiera mejorar. Al contrario, todo se estaba yendo a peor.

Y es allí cuando nosotros empezamos a buscar.

En el hospital allí nunca han hecho un trasplante de corazón en niños en Perú, nunca lo han hecho, pero los médicos nos dijeron que ellos estaban entrenados.

Tenían todo listo para hacerlo pero el problema es que no hay un sistema de donación de órganos.

Las personas no están acostumbradas a donar órganos, menos aun de tu hijo. Si se muere tu hijo, te dicen: “préstame tu corazón para…”

Es muy difícil, es muy complicado…y en Perú no se da esa realidad. Todo…yo le pregunté al jefe del área donde estaba Valeria:

–          Y ¿qué ha pasado con todos los pacientes como Valeria?

–          Todos se han muerto esperando el donante.

Entonces, yo le dije:

–          Ustedes, si bien es cierto, que están entrenados, tiene los equipos pero experiencia en trasplante de corazón no tienen ninguna. Así apareciera un corazón, qué garantía me pueden dar ustedes si no tiene experiencia en el manejo de esto.

Cuando la situación adversa se presenta es cuando se presentan las condiciones para que ocurran eso que llamamos milagro.

El amor hacia un ser querido quien está pasando por un proceso de crisis es lo que lleva a ver esos milagros. Aquí descubrimos que los milagros no son la ocurrencia de lo imposible, sino el estado de búsqueda, el hacer algo, el no sentarse con los brazos cruzados.

Diego no se quedó sin hacer nada. Trato de imaginar lo que pudo haber estado pasando por su cabeza en esos momentos. Los recursos y las estrategias para encontrar la solución al problema que se presentaba. No había mucho tiempo. ¿Con quién debo hablar?, ¿a dónde debo recurrir?, ¿qué debo hacer? Son las preguntas que han cruzado la mente de los padres de Valeria.

Por supuesto que no había un plan. Nunca hay un plan para una situación así. Se planea en el proceso y la estrategia se desarrolla en el camino.

Para Diego las opciones en el instituto de cardiología llegaron al final. Había que pensar en soluciones fuera de esa institución y aun más, en soluciones fuera del país.

Y fue allí cuando yo empecé a buscar la forma de encontrar otras opciones. Y busqué por todas partes. Busqué en Sudamérica, busqué en Europa busqué acá en Estados Unidos y finalmente me contacté con algunos amigos que vivían acá.

Bueno, no viven, sino que están haciendo su especialidad en medicina acá, y ellos me contactaron con la gente en el hospital.

Todo por correo electrónico conocí al a gente del área de trasplante de corazón…y ella, muy amable me dijo:

–          Voy a ver, voy a conversar acá con el hospital, de cómo son las condiciones del hospital para aceptar a un paciente para trasplante de corazón del extranjero.

Me contestó muy rápido, me dijo que no había ningún problema, salvo, el aspecto financiero que eso no lo veía ella. Que ellos estaban llanos para recibirlo y tratarlo.

Al momento, de subir a Valeria al avión los médicos dijeron a los padres que ellos no estaban seguros que la niña sobreviviría durante el viaje. Para los padres no era aceptable no intentar el viaje…

Continuaremos con esta historia en el próximo Podcast.

Mientras tanto, puedes visitar el sitio web de Children’s Organ Transplant Association donde es posible hacer una donación en favor de la niña Valeria.

Hasta la próxima

Luis

 

 

Créditos:

Children’s Organ Transplant Association  http://cota.donorpages.com/PatientOnlineDonation/COTAforValeriaV/

Créditos de Música:

Happy Ending, MIKA

Script for Premium Members

 

 

 

 

0 Comments

Leave a reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

©2019 Rojas Spanish Language and La Casa Rojas a premium products from Rojas Spanish Language Inc.

CONTACT US

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Sending

Log in with your credentials

Forgot your details?