fbpx

Hola amigos del Podcast de La Casa Rojas de Rojas Spanish Language. Bienvenidos

Hoy presentamos otro episodio de este Podcast donde queremos compartir con ustedes las experiencias de la gente del mundo hispano y su vida en sus países y también de aquellos que salen del “terruño”  para instalarse en otros lugares como inmigrantes. De esta manera tenemos una oportunidad de practicar español con este Podcast.

Para poder acceder a este Podcast desde mi Pagina web debes ir a www.lacasarojas.com/podcast si quieres oír el Podcast o descargarlo desde allí debes registrarte solamente con tu email y podrás descargar una copia de este Podcast en mp3. Si deseas tener una copia del texto del Podcast, esto está disponible para los miembros Premium y tendrás la información en el sitio web también: www.lacasarojas.com/podcast

Como siempre, quiero agradecer a Roberto Everest por acompañarnos en la introducción en cada edición de este Podcast.

 

Y ahora, nuestra historia:

Download
Download Audio File – mp3

Download Audio File and Script
 Download Audio File and Script

En el Podcast anterior empezamos a hablar acerca de la experiencia de los padres de Valeria. Valeria es una niña peruana que fue afectada por una Miocardiopatía Dilatada que puso en riesgo su vida. En el esfuerzo de encontrar una solución para la patología de la niña, los padres tienen que enfrentar la tarea de hacer todo lo posible para salvar la vida de la niña.

En la primera parte de esta historia caminamos a través de la experiencia de los padres mientras tenían que lidiar con el diagnóstico, la necesidad de un trasplante, de un donante de corazón, la experiencia de los profesionales en este tipo de cirugía y los costos para cubrir el esfuerzo de traer a la niña a los Estados Unidos. El objetivo era uno, salvar la vida de Valeria.

Al principio de esta historia les conté que yo me encontraba viendo las noticias en mi casa de Saint Paul, Minnesota cuando pasaron un reportaje breve acerca de esta niña.

No es sólo la historia de la niña la que queremos contemplar. En cambio, la travesía de los padres, que al llevarlos de un punto inicial de “vida normal” a otro de “crisis” en un tiempo corto, nos recuerda que este tipo de experiencias son parte de la experiencia humana.

Diego, el padre de Valeria puede simbolizar a cualquiera de nosotros que puede estar enfrentando una crisis. Valeria, puede representar lo que está en juego: lo que tanto amamos.

En español tenemos un dicho que reza: “uno no valora lo que tiene hasta que lo pierde”

Tal vez es esto lo que esta familia nos enseña: a no esperar a perder lo que se ama para valorarlo.

Diego:

Y una mañana ya cuando estábamos con todo, Valeria estaba muy grave, una mañana yo voy temprano al hospital y el médico que había estado de guardia en la noche nos llama para informarnos, y nos dice que Valeria había pasado una noche muy, muy mala. Que ya no tenían más armas para seguir manejando su problema del corazón.

Que ya le habían puesto de todo y su corazón no respondía y que ya en realidad ya estaba entrando en la recta final. Era cuestión de horas para esperar, que ya probablemente iban a tener que entubar para poder asistirla en la respiración porque ya no iba a poder respirar por ella sola y que de allí era cuestión de horas esperar, que ya no se podía hacer nada más.

Y yo salgo de hablar con el doctor y le digo a mi esposa:

–          ¿Y ahora qué vamos a hacer?, ¿qué vamos a hacer?

Y esa mañana en toda esa desesperación de…porque en realidad estábamos buscando los fondos, pero estábamos muy lejos de conseguir el dinero. Esa mañana me llaman del Seguro Social del Perú y me dicen que después de muchas reuniones habían decidido cubrir los gastos de Valeria en el extranjero.

Entonces yo dije:

–          Ya

Y el que me llama, que era uno de los gerentes de la institución me dice:

–          Ahora lo que tenemos que hacer es ponernos a buscar a dónde la vamos a llevar. A dónde la pueden aceptar.

Yo le dije:

–          Pero yo ya tengo dónde

Entonces yo le pasé por fax las cartas que yo ya tenía de acá (MN) y me llama y me dice:

–          Fabuloso, ya en cuanto sale el cheque, se van de viaje.

Yo le dije:

–          ¿Y en cuánto sale el cheque?

–          En 3 o 4 días

Yo le dije:

–          En 3 o 4 días mi hija ya no va a estar acá

Entonces yo le dije: que necesito…entonces yo llamé acá (Minnesota)…ahí sí, yo ya llamé por teléfono y les dije:

–          Llama a este número, es del agente, la más alta autoridad de la institución, y el gobierno peruano va a pagar. ¿Es posible que con la palabra del gobierno peruano yo la pueda llevar? O ¿necesitan tener el dinero ahí?

No – me dicen – si el gobierno peruano se compromete simplemente de palabra ustedes vengan para acá

Entonces llamaron, se pusieron de acuerdo, me llamaron de nuevo: ahora es cuestión de que ustedes vengan.

Ya está todo listo, las puertas están abiertas, tienen que llegar acá. Ahora su trabajo es que lleguen.

Y así como estaba Valeria yo les dije a los del Seguro:

–          ¿Cómo hago para viajar?

Me dicen:

–          Vamos a conseguir una ambulancia aérea.

–          ¿Para cuándo?

–          Es que tiene que salir el cheque y eso sale en 4 días.

 

Entonces yo les dije:

–          ¿Con qué empresa trabajan ustedes?

Y me dieron el número

Yo les dije:

–          ¿Conocen el caso?

–          Sí, ya nos comunicamos con el Seguro Social

Yo les dije:

–          ¿Qué necesitan para yo viajar ahorita, hoy día?

Y me dicen:

–          El avión está en México y el avión no se mueve de México si no hay plata en la cuenta.

–          ¿Cuánto es?

Me dijeron US $ 80,000.00 , 79 algo y yo ya había juntado esa cantidad.

Yo le dije:

–          Hacemos un trato, yo ahorita, en este momento les estoy depositando la plata, dame el número de tu cuenta, y una vez que el Seguro del Perú les paga a ustedes me devuelven el dinero.

–          Ok, Ok

Y el hospital queda a 2 cuadras del banco. Me fui al banco. Traspasé el dinero y esa misma noche viajamos para acá.

En el Perú se organizaron campañas de solidaridad. Reportajes en diferentes medios de comunicación ofrecieron su ayuda para dar a conocer a otros acerca de la niña Valeria.

Esto ayudó a que Diego, el padre de Valeria, pudiera contar con el dinero para poder movilizar a la ambulancia. El avión tenía que llegar. La previsión de ellos hizo que para el momento del viaje ellos ya tuvieran la documentación necesaria, los contactos y la determinación para viajar.

Eran las últimas horas de Valeria

Llegó el avión y esa misma noche. Yo hice la transferencia de dinero al medio día, inmediatamente me avisaron que el avión de México estaba saliendo y que en cuanto aterrizara que nos iban a avisar.

Que fue una ambulancia, la recogió a Valeria del hospital, a nosotros, nos subimos al avión y nos vinimos. Ese mismo día fue todo.

Es un jet pequeño, privadito, muy pequeñito que tiene todos los equipos de monitoreo y reanimación. Viene con un médico que es un especialista de cuidados intensivos pediátricos, eh, con un paramédico, nosotros dos…hizo una escala en panamá y Nueva Orleans para cargar combustible, nada más que para eso.

30 minutos: bajamos, cargaron y otra vez salimos….apuradísimos.

Valeria estuvo muy delicada. Es más, los médicos allá (Perú) nos dijeron:

–          ¿Estás seguro que quieres llevarla? Se va a morir en el avión.

Yo le digo:

–          Yo prefiero que se muera en el avión, a que se muera yo sentado cruzado de brazos.

Si se muere en el avión, por lo menos lo intenté. Sentado, cruzado de brazos acá se va a morir sí, o sí. Y llegamos.

Aterrizó el avión en el aeropuerto de Minneapolis – Saint Paul en Minnesota. Una ambulancia aguardaba con los equipos y personal necesarios para la ultima parte del recorrido de Valeria hacia el University of Minnesota Amplatz Children’s Hospital.

Cuando Valeria llegó los médicos dijeron que estaba sumamente grave, que su hígado prácticamente no estaba funcionando bien, que su riñón tampoco estaba funcionando bien.

Ella llegó acá con 6 kilos de líquido encima. Estaba totalmente irreconocible. Toda su cara, su cuerpo estaba totalmente hinchado. A Valeria se le puso un Berlin Heart.

Continuaremos con esta historia en el próximo Podcast.

Mientras tanto, puedes visitar el sitio web de Children’s Organ Transplant Association donde es posible hacer una donación en favor de la niña Valeria.

Hasta la próxima

Luis

 

 

Créditos:

Children’s Organ Transplant Association http://cota.donorpages.com/PatientOnlineDonation/COTAforValeriaV/

Créditos de Música:

Theme from Airport 75, 101 Strings Orchestra

 

 

 

 

 

 

0 Comments

Leave a reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

©2019 Rojas Spanish Language and La Casa Rojas a premium products from Rojas Spanish Language Inc.

CONTACT US

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Sending

Log in with your credentials

Forgot your details?