fbpx

Hola amigos del Podcast de La Casa Rojas de Rojas Spanish Language. Bienvenidos

Hoy presentamos otro episodio de este Podcast donde queremos compartir con ustedes las experiencias de la gente del mundo hispano y su vida en sus países y también de aquellos que salen de su tierra para inmigrar a otros países. De esta manera tenemos una oportunidad de practicar español con este Podcast.

Para poder acceder a este Podcast desde mi Pagina web debes ir a www.lacasarojas.com/podcast si quieres oír el Podcast o descargarlo desde allí debes registrarte solamente con tu email y podrás descargar una copia de este Podcast en mp3. Si deseas tener una copia del texto del Podcast, esto está disponible para los miembros Premium y tendrás la información en el sitio web también: www.lacasarojas.com/podcast

Como siempre, quiero agradecer a Roberto Everest por acompañarnos en la introducción en cada edición de este Podcast.

Antes de comenzar nuestra historia quiero darles a conocer la obra de teatro de Broadway: “Ten cuidado. Los tiburones te van a comer” (Be Careful! The sharks will eat you!) del actor Jay Alvarez, quien nos cuenta la historia de su padre Don Humberto Alvarez quien salió de Cuba en bote en 1964 junto con su familia para llegar a las costas de los Estados Unidos.

Esta obra se presenta actualmente en Los Angeles y estará también en Nueva York y Virginia.

Pueden encontrar la dirección web de esta obra en la introducción de este Podcast en www.lacasarojas.com/podcast

 

Y ahora, nuestra historia:

Download
Download Audio File – mp3

Download Audio File and Script
 Download Audio File and Script

Llegamos a esta última parte de la historia de Valeria y la aventura de los padres para salvar su vida. La vida. ¿Cuánto valoramos la vida?

En perspectiva, a veces estas circunstancias difíciles no giran alrededor del actor que genera el conflicto que en este caso es Valeria, sino en aquellos que la rodean, los padres.

A veces lo espectacular de un evento no nos deja ver los matices de la experiencia de los protagonistas y cómo esa experiencia nos afecta. Quiero enfatizar que no es mi intención minimizar la experiencia de Valeria. Sus experiencias debido a la agresión física de los cuidados médicos, las noches alejada de los padres en el hospital como escuchamos en la historia del padre, no son eventos para minimizar, son reales, pero sin la otra parte de la historia, la de los padres, tal vez la historia de Valeria sería contada de otro modo.

Esas enseñanzas basadas en las experiencias de otros nos ayudan a contemplar y valorar el calibre de carácter, la fuerza del amor, la perseverancia sobre la adversidad y la fe contra lo imposible.

Esta historia nos recuerda que estos valores aun existen.

El avión aterriza en el aeropuerto de Minneapolis-Saint Paul, en Minnesota. Basta ver el mapa para darse cuenta que fue un viaje largo…el avión carretea sobre la pista para dirigirse hacia el lugar indicado para estacionarse.

Abordo, los últimos preparativos para trasladar a Valeria del avión al vehículo que la trasladaría al hospital. La puerta se abre…

Claro…aterrizamos, en la Puerta del avión estaba la ambulancia…este…y nos trajo de frente al hospital. Y ni bien la vieron los médicos acá nos dijeron que estaba sumamente grave. Que su hígado no estaba prácticamente funcionando bien, que su riñón tampoco estaba funcionando bien. Ella llegó acá con 6 kilos de líquido encima. Estaba totalmente irreconocible, toda su cara, todo su cuerpo estaba totalmente hinchado.

Y a la mañana siguiente…llegamos el 24 de marzo a las 9 de la noche llegamos acá y…este…el viernes siguiente, el día siguiente a las 6 de la mañana la metieron a sala de operaciones porque tenían que ponerle un dispositivo para ayudar a su corazón porque su corazón ya no funcionaba. Y ya, de allí ya…

Ese dispositivo que le pusieron era un “Berlin Heart”. Este es un dispositivo artificial extracorpóreo que hace la vez de un corazón mientras se espera un donante.

Ese dispositivo es un puente hasta que aparezca un donante. Hay pacientes que están tan graves como el caso que si no reciben un corazón en ese momento se mueren. Entonces, en esos casos usan esa máquina que cumple las veces de corazón. Es un aparato…tecnológicamente es muy, muy interesante.

De acá del pecho salen dos tubitos y tienen una bomba. Entonces uno de los tubitos va a la cámara del corazón que saca la sangre, y por el otro tubito la regresa a la arteria aorta para que la dispare a todo el cuerpo. Y eso tiene…es una bombita así redondita, tiene una membrana al centro que dispara, que como que late…y eso va conectado por una manguera a una máquina que lanza aire comprimido.

Entonces hace que la membrana lata, ¿no?

Y ya…y Valeria con ese aparato ha estado hasta el 8 de junio, desde marzo…y le fue muy bien. Su función hepática, su hígado volvió a funcionar a la normalidad. Su función renal igual estaba funcionando dentro de lo normal, ¿no?

Sólo con el aparato recobró toda la función de todos sus órganos…y como que sirvió para estabilizarla y recibir un corazón en muchas mejores condiciones de lo que ella estaba.

Pasaron algunos meses para que pudiera aparecer un corazón para Valeria. Sin embargo, la probabilidades de la aparición de un donante aquí eran más altas que en Perú. Esto de por sí daba una señal de que las decisiones tomadas para traer a Valeria a Minnesota habían sido las correctas.

Finalmente llegó el día…

Es algo muy rápido. Como cualquier día que ya estábamos en una rutina, estábamos en el hospital con Valeria y la enfermera me alcanza el teléfono y dice:

–          La doctora quiere hablar contigo

Bueno, contesto:

–          ¿si?

–          Hola Diego – Me dice – tengo un corazón para Valeria

Yo me quedé…bueno

–          Sí, bueno…

–          Sí, en dos horas la vamos a operar

Es así veloz.

Y ya, ese mismo día la operaron.

Lo único que sé del donante es que uno de los cirujanos de acá tuvo que tomar un avión dos horas, ir a recogerlo y volar dos horas de vuelta. Ha sido en algún lugar que está a dos horas.

Hoy hay un corazón norteamericano en una niña peruana y esta realidad va más allá de las políticas, diferencias culturales, etc.

La recuperación de Valeria va, como decimos en español, viento en popa. Ella continúa con controles médicos rutinarios y se puede ver en ella una niña recuperada.

La experiencia de un corazón malogrado quedó atrás con sus implicaciones hospitalarias y de búsqueda por encontrar una cura. Es historia.

Sin embargo, las lecciones quedan para que nosotros las apliquemos a nuestra experiencia ya sea para inspiración, o ya sea para ayudarnos a negociar nuestro propio periodo de prueba.

 

Y conmigo hasta la próxima.

Luis

 

 

Créditos:

Children’s Organ Transplant Association http://cota.donorpages.com/PatientOnlineDonation/COTAforValeriaV/

Créditos de Música:

Prelude No 22, Chris Zabriskie

Nothing Much, My Bubba

The Manx Lullaby, Slinte

 

 

 

 

 

 

2 Comments
  1. dotrock 8 years ago

    Really liked the song lay my burden down. Can you tell me who is singing that song? Enjoying your podcast.

    Thanks

    Rocky

     

  2. cindyann 7 years ago

    He seguido esta historia atentamente porque he trabajado en un hospital casi veinticinco años y siempre me interesan las cosas médicas y tambien la historia de esta familia y su viaje muy difícil. Escuché y leí los tres partes con gran interés varias veces.  Pero hoy, leí en voz alta para la primera vez.

    Cuando leí las frases del médico al Diego…                                                                 “Hola Diego………tengo un corazón para Valeria”;

    y entonces leí en voz alta la respuesta pura y sencilla de Diego:                                    Yo me quedé… “bueno”.

    De repente me conmovió hasta las lágrimas.   Me sentí, en una forma nueva… diferente… en mi alma, la emocción de un padre esperando lo que parecía eternamente para esas palabras.

    Como siempre, muchas gracias,

    Cindy

Leave a reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

©2019 Rojas Spanish Language and La Casa Rojas a premium products from Rojas Spanish Language Inc.

CONTACT US

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Sending

Log in with your credentials

Forgot your details?