Hola amigos del Podcast de la Casa Rojas y de Rojas Spanish Language.

Les habla su amigo Luis Rojas y nuevamente estamos aquí en una historia más de nuestro Podcast. Como les dije en Podcast pasados, vamos a continuar nuestras historias y este año nuevo tenemos expectativas de llegar a conocernos mucho más a través de historias que nos enseñan acerca de los estudiantes de español, los hispanos inmigrantes y los hispanos en sus países.

Vamos a continuar con nuestro tema de introducción este año gracias a Roberto Everest quien nos presenta cantando el tema “No soy de aquí, ni soy de allá” del poeta, fallecido ya, Facundo Cabral.

Quiero agradecer a todos mis estudiantes y amigos que me han escrito o contactado de alguna manera por las palabras de ánimo y aliento para continuar este Podcast. Como lo expresé ya en Podcast anteriores no hay ningún interés de dejar de escribir y compartir estas historias con toda esta audiencia que me escucha en Los Estados Unidos, Europa y otros países.

 

Ahora, nuestra historia.

Download
Download Audio File – mp3

Download Audio File and Script
 Download Audio File and Script

(Comercial de Panetón en Perú)

Este es parte de un comercial de televisión del Perú de los años 90s y es acerca del Panetón. Un pan dulce o pan italiano tradicional en navidad en Perú y en otros países, pero…principalmente en Perú.

La navidad del 2013 acaba de pasar y las celebraciones de año nuevo quedan atrás. Parece ayer que hablábamos de las celebraciones de Acción de Gracias aquí en los Estados Unidos. Parece ayer cuando nos preocupábamos de hacer las compras navideñas u ordenarlas por internet. Es más, todavía parece ayer cuando disfrutábamos del verano pasado. Pero es así, y ahora tratamos de adaptarnos a la realidad de aceptar que el año que escribimos en nuestras agendas, cheques o papeles, es 2014 y que empezamos nuevamente a alistarnos a enfrentar los desafíos de un año nuevo.

Hoy domingo debió ser un día de playa de sol, de verano. En cambio, se acerca un frente polar, llamado Polar Vortex,  que vienen desde Canadá y afecta el norte de los Estados Unidos. En Minnesota enfrentamos temperaturas sumamente bajas, o para un peruano, increíblemente baja. Veo en mi iPhone que la temperatura en mi ciudad, Saint Paul Minnesota es de -18 Fahrenheit…y me preocupa, pero para darme una idea más real de lo que eso significa cambio la información de la unidad de temperatura a Celsius y leo, -28 grados …y sigue bajando, sigue bajando…¿hasta cuánto?

Una de las tradiciones en Perú es comer Panetón durante la navidad. Pero creo que el que sea popular se debe más al hecho de que nos trae memorias de tiempos que disfrutamos en familia, pero esto es solo mi opinión.

Casi cada año puedo disfrutar de un Panetón aquí en Minnesota aunque no es el mismo al que mi paladar está acostumbrado. Este año fue distinto porque para mi esposa resulta que es un pan que añade más a mi peso corporal y que no ayuda a mi salud de modo que me limité a probar la versión pequeña que encontré en Whole Foods. Una marca desconocida, instrucciones en inglés sin embargo, al acercar la caja para olerlo inmediatamente los olores de licor y frutas confitadas activan, no el apetito, sino esos recuerdos.

Por un tiempo pensé que esto era algo que solo me pasaba a mí y que lo que estoy contando no es sino mi experiencia personal, pero no es así. No sólo me pasa a mí porque al hacer una búsqueda rápida en internet me topé varias veces con blogs de peruanos en el extranjero que como yo sus recuerdos los evocan de los recuerdos de comer panteones vinculados con la navidad y el recuerdo de familia. De modo que no se trata solamente del pan, es lo que representa en la mente cuando los recuerdos se activan, y esos recuerdos son mucho más elocuentes cuando uno se es inmigrante.

Al ingresar en la tienda, en Saint Paul, me acerco a ese puesto donde se apilan esos panteones pequeños. Los tiempos son diferentes. Ahora no es necesario ordenar con anticipación un Panetón peruano en Minnesota, en realidad en la tienda de comestibles peruanos cerca de mi casa es posible encontrarlos solo durante las celebraciones.

Pero al ver esa pila de panetones no impide que me acerque y tome uno en mis manos, y lo acerque a mi rostro para percibir el olor. Cierro mis ojos por unos segundos y respiro profundamente.

(Comercial de navidad)

Pero ¿qué es el Panetón realmente?

El Panetón es una especie de pan dulce en forma de cúpula hecho con masa, pasas y frutas confitadas. Es el postre tradicional de la Fiesta de Navidad. Al menos en Perú. El Panetón es originalmente de Italia pero llegó al Perú hace muchos años de modo que se hizo parte de la tradición, la sociedad y los recuerdos.

En el blog del historiador peruano Juan José Pacheco Ibarra, encontramos una referencia a la historia del Panetón en el Perú. Cito:

“La costumbre de comer Panetón se difundió en el siglo XX, sin embargo, en el siglo XIX algunas familias de Lima ya degustaban el famoso “Panetón de Milán” o el “Pan dulce a la genovesa”. En un aviso encontrado en el diario El Comercio se anunciaba el Panetón Bonaspetti: Exquisito, para la Pascua y Año Nuevo, se vende en la Bodega de la Unión, Mercaderes 195, frente a la sombrerería Crevani. (El Comercio, diciembre 16, 1898)”

Este mismo historiador menciona que este pan dulce o panetón no fue inicialmente un producto popular sino que más bien, era destinado al consumo de la clase alta en Perú. Luego, a partir de 1920 estos panetones se vendían para el consumo de familias extranjeras.

Poco a poco este Panetón fue haciéndose popular y luego empresas como Motta y D’Onofrio, lo popularizaron en la sociedad peruana. De esta manera, cuando yo era niño, ya era popular y la tradición se reforzaba cada año. Creo que es posible decir que oler un panetón es oler el espíritu navideño de los peruanos.

Ahora imaginen ese sentimiento de nostalgia que trae el panetón cuando uno se está lejos de su país de origen. Mucho de las tradiciones que los hispanos observan cuando viven lejos tienen que ver con comidas. Y tiene sentido porque al inmigrar lo primero que tienen que satisfacer es el hambre y cuando la comida local no es parte del repertorio del paladar uno tiende a buscar algo que es familiar, placentero, satisfactorio.

Minnesota es un estado que congrega a muchos inmigrantes. Desde alemanes, suecos y finlandeses hasta vietnamitas, somalíes y por supuesto hispanos, donde solamente el grupo hispano tiene una diversidad impresionante de tradiciones culinarias. Cada vez que tengo la oportunidad de estar con otros hispanos de diferentes nacionalidades y se habla de comida encuentro que no tenemos muchas similitudes. Es más, creo que lo único en común es que hablamos español.

Si tomáramos un grupo de hispanos de diferentes países y los pusiéramos juntos para hablar de comidas pienso que sería una experiencia muy interesante. Para empezar el peruano hablaría de ceviche pero un ceviche que sería diferente para el ecuatoriano. El mejicano hablaría de las tortillas mientras que el guatemalteco estaría orgulloso de invitar sus pupusas que el argentino encontraría sospechoso de comer.

Los hispanos tenemos mucho en común pero también tenemos muchas diferencias. Sin embargo, cada uno como inmigrante encuentra esa comida, tradición, o fotografía que le recuerda de dónde vino  y que ha aportado a la diversidad cultural donde vive ahora.

De pronto, me doy cuenta de que termino de inhalar el olor de este panetón en esta tienda de Whole Foods. Miro alrededor y recuerdo que no estoy en Perú, el frio al salir de la tienda me dice que esta es otra navidad en Minnesota.

La próxima vez que veas una caja de Panetón en alguna tienda y veas que un hispano está comprando alguna de esas cajas o caminando alrededor de  esa delicia, puedes casi apostar que se trata de un peruano.

Finalmente y afortunadamente los recuerdos que me traen esos panetones en navidad no son sólo experiencias del pasado que han ocupado nuestra memoria y que reclaman redención. El panetón, en mi caso, me recuerda momentos increíblemente felices con mis padres, con mi familia con la gente de mi iglesia. Recuerdos que hacen más llevadera la experiencia de vivir en una cultura diferente.

Y conmigo será hasta la próxima.

 

Luis Rojas
Créditos – Música:

Bonfire Heart by James Blunt

PushingMe by Eric Palmer / Composer: Matt Wong – Digital Juice

 

1 thought on “Panetón”

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.