Hoy continuamos nuevamente estos Podcast y como antes quiero dar la bienvenida a cada uno de ustedes y expresar mi agradecimiento por su apoyo y palabras de ánimo para continuar con estas historias.

También quiero dar las gracias a Roberto Everest quien nos acompaña constantemente con la música de introducción y que ahora pueden descargar el audio desde mi sitio web en forma gratuita, en la Casa Rojas, http://lacasarojas.com/podcast

Para los estudiantes de español, pueden visitar nuestro web donde van a encontrar una variedad de oportunidades para su práctica de español y para los amantes del idioma español y de la cultura hispana, el aviso es que nuestro Podcast continúa.

Muchas cosas han pasado desde el Podcast anterior acerca de la vida de los hispanos en Estados Unidos, los hispanos en sus países y los estudiantes de español, que son las 3 áreas principales de nuestras historias.

Espero que estas historias sean para cada uno de ustedes una forma práctica de practicar su español y, a la vez, una fuente de inspiración para estimular pensamientos y preguntas acerca de los hispanos y estudiantes de español.

Pueden escribirme con sus preguntas o comentarios usando el link “contact” de La Casa Rojas, en http://lacasarojas.com/

Ahora, nuestra historia.

Download
Download Audio File – mp3

Download Audio File and Script
 Download Audio File and Script

¿Qué pasa cuando una familia americana se contagia de la fiebre del fútbol?

Este año se celebró en Brasil el campeonato de la Copa Mundial de Fútbol. Y me refiero a fútbol o soccer. Aquel deporte que se juega en los estadios deportivos de Latinoamérica, Europa, Asia, el medio-oriente y en Estados Unidos.

Aquel deporte que empieza jugándose en las calles de Argentina, en los parques del Reino Unido, en las escuelas de Perú. Donde los niños no distinguen las diferencias culturales, económicas, sociales entre ellos y donde la gente mayor y equipos pueden poner al lado realmente diferencias políticas y estar juntos disfrutando del ver o del participar en un encuentro de fútbol. Y donde hombres y mujeres reaccionan apropiándose del evento que les “pertenece” y que les da, por 90 minutos, una experiencia de alegría y emoción de legítima satisfacción personal.

Se puede hablar del fútbol muchísimo, tanto de los aspectos positivos que son muchos como deporte y de los negativos, que más se acercan a las políticas y a los aspectos comerciales que trae consigo un deporte popular.

En esta historia quiero compartirles cómo el fútbol, como deporte mundial ha llegado a ser parte de esos eventos culturales donde mi familia americana ha venido a conocerme como hispano, y cómo mi familia americana ha venido a apreciar el valor de la diversidad en nuestra comunidad y a conocer en forma amigable a los hispanos.

Cómo deportistas, mis sobrinos, que no son hispanos, combinan sus actividades escolares con su práctica de hockey. En más de una oportunidad he ido a ver la práctica de Hockey ellos en una de las arenas de Lakeville, Minnesota. Ellos son adolescentes, buenos estudiantes, buenos deportistas, alegres y trabajadores. Me encanta salir con ellos o visitarlos junto con mis nietos en su cabaña en Wisconsin.

Cuando comenzaron los encuentros o partidos de fútbol entre los diferentes equipos que son parte del torneo de la Copa del Mundo, inmediatamente reservé los días donde mi equipo favorito iba a jugar. Estados Unidos, Argentina y Brasil, en ese orden y aunque Estados Unidos no ha sido el equipo favorito por muchos años, el desempeño de este equipo en las dos últimas dos copas mundiales ha sido fenomenal. Sobresaliente diría yo.

Aquel fin de semana jugaba Argentina contra Bosnia-Herzegovina así que llamé a los chicos para saber si estaban disponibles.  Qué alegría escuchar que podían ir conmigo a ver el juego. En Minnesota aparentemente el número de aficionados al fútbol es muy grande. No se los percibe constantemente pero están allí y sobre todo en eventos grandes como este la mayoría de ellos aparecen.

En la ciudad de Minneapolis hay varios restaurantes y pubs donde se puede pasar una buena tarde en familia con comida y deporte. Durante los juegos donde el equipo de Estados Unidos jugó fue increíble ver la cantidad de aficionados que respaldan al equipo americano. Yo entre ellos.

El torneo de la copa mundial duró cerca de 8 semanas. Durante ese tiempo tome un tiempo de vacaciones para ir con mis nietos y Joan de viaje a Michigan, Nueva  York y Washington DC. Fue un viaje largo pero al mismo tiempo ilustrativo para todos. Una nueva experiencia para los nietos fascinados en Nueva York con la gente, las tiendas, el glamour que ofrece la ciudad grande y que no lo pueden experimentar en su pequeño pueblo en el noreste de Wisconsin.

Una experiencia nueva y diferente fue cada ciudad que visitamos y en cada lugar, a propósito del torneo de fútbol, fue posible ver algunos juegos, pero más interesante aun fue ver el interés de la gente y saber que es un deporte popular en Estados Unidos. En Nueva York pudimos ver el juego de Estados Unidos contra Portugal en un restaurante de Manhattan mientras almorzábamos para continuar nuestro tour. No fue coincidencia, planeamos almorzar a esa hora para ver el juego en algún lugar, y fue así. El restaurante estuvo lleno de gente y los televisores presentaban el juego. Mis nietos estaban sorprendidos y al mismo tiempo disfrutando de la experiencia nueva. La experiencia de saber que al abuelo, peruano, le encanta el fútbol y que es información adicional que deben incorporar a su esquema familiar.

En nuestro camino a Washington DC nos detuvimos en Gettysburg para visitar el museo y aprender acerca de los eventos que acontecieron en ese lugar en el contexto de la guerra civil en los Estados Unidos. La batalla de Gettysburg tuvo lugar en 1863, pero es interesante notar que en la página web de USSOCCER se hace una reseña del fútbol o soccer en Estados Unidos y se encuentra que hay evidencia de un juego muy similar entre los indios de Massachusetts en 1620. Luego, ya en 1820 muchos colleges jugaron soccer o fútbol aunque no en forma de torneos organizados, lo que ocurrió en 1862 en Boston y luego se formalizó en 1865 poco después de la Guerra Civil. *

Ya en Washington DC, volvimos a tener la misma experiencia. Semanas antes de nuestro viaje a Washington habíamos decidido llevar a los nietos a visitar la sede del congreso y los monumentos históricos representativos de nuestro gobierno e historia. Pensamos que esto sería una excelente oportunidad de aprendizaje acerca de la historia de los Estados Unidos, excelentes lecciones objetivas acerca de la historia, las ciencias sociales y educación cívica.

Entonces nos comunicamos con nuestro representante al congreso quién nos dio la oportunidad de tener un tour por el congreso y sus instalaciones por un miembro de su staff. Salimos de la oficina de nuestro congresista ubicada en Longworth House Office Building camino al edificio del Capitolio por un túnel que une estos dos edificios. Al llegar al final del túnel a la entrada del Capitolio había un puesto de seguridad y…para nuestra sorpresa, un televisor que, con el volumen bajo, transmitía uno de los partidos de fútbol de la Copa Mundial. Muchas personas, y entre ellas yo y mi nieto, nos detuvimos por unos minutos para actualizarnos con la información deportiva.

Al día siguiente, visitamos Georgetown. Sabíamos que esa tarde era el juego de Estados Unidos – Alemania y que probablemente no podríamos verlo debido a nuestras actividades. Teníamos un tour programado y no sabíamos a qué hora iba a terminar. Pero, al final del tour decidimos quedarnos en Georgetown y buscar un lugar para comer. Vimos un Pub con mucha gente y pensamos que seguro estaban transmitiendo el juego de fútbol. Y dicho y hecho, lo vimos allí.

Mis nietos y mis sobrinos han sido y son todavía parte importante de mi inserción dentro de la cultura en los Estados Unidos, sin embargo, yo, el extranjero de la familia he podido ser la puerta de interés y de entrada a la cultura hispana con la que tienen y tendrán que toparse en sus vidas adultas.

En este aspecto el fútbol o soccer es una forma divertida y amistosa en la que mi familia americana ha podido conocer más de mí. Saben que el tío que se comunica con acento divertido puede, con la cara pintada con los colores de la bandera de Estados Unidos o de Argentina, de repente, saltar de la mesa gritando GOOOLLLLLL

Finalmente, cuando Estados Unidos no logró clasificar para la final, Argentina lo hizo. Para este encuentro ya estábamos de regreso en Minnesota. Aquel domingo, mis sobrinos, dos niños y una niña, mi hijastro, su novia y Joan nos pintamos la cara con los colores de Argentina, tomamos el nuevo Lightrail hacia Minneapolis y nos acomodamos en una mesa en el Britts, un pub inglés en el centro de la ciudad.

Ahora mis niños saben que el fútbol o soccer es un deporte mundial y que los Estados Unidos es parte de ese deporte tanto en hombres como en mujeres. Saben que en otros países la vida es afectada por el fútbol, y porque se llega a llorar de felicidad cuando uno ve ganar a su mejor equipo.

Socialmente abre puertas. Ahora mis niños saben que una puerta para conocer a un hispano es probablemente, hablar de fútbol.

Y conmigo será hasta la próxima.

Luis Rojas

 
Referencias:

Referencias:

* http://www.ussoccer.com/about/history/timeline

 

Fútbol = Soccer

 

En este video se ve la final entre Alemania y Argentina.

Este es el gol Alemaán y el narrador es argentino.

https://www.youtube.com/watch?v=zICcNjSu6XM

 

Este es el gol Alemaán y el narrador es español.

 

¿Cómo está el fútbol en Estados Unidos? Algunas referencias en estos videos. (en Inglés)

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.