Hola amigos del podcast de Rojas Spanish Language: La Casa Rojas. Bienvenidos

Me alegra mucho poder estar nuevamente con ustedes para compartir otra aventura en español. Otra aventura de esas que pasan cuando uno ve el mundo con ojos hispanos.

Por supuesto que en la práctica esto de “ver  el mundo con ojos hispanos” contiene una realidad más extensa, ya que los ojos hispanos pueden ser peruanos, argentinos, venezolanos, etc.

Sin embargo, no deja de ser una percepción personal con ojos que tienden a comparar la experiencia humana en diferentes lugares  a través de la cultura y el idioma.

Quiero agradecer a Roberto Everest por la música de introducción y no olviden que tenemos en nuestro programa de La Casa Rojas nuestro programa de videos donde en esta temporada estamos presentando videos en el tema de subjuntivos.

Ustedes pueden suscribirse en www.lacasarojas.com y ser un miembro Premium. También pueden visitar el blog de Joan, mi esposa, que está escribiendo en inglés en su blog en www.joanrojasblog.com acerca de experiencias en nuestro  viaje de vacaciones y donde yo estoy escribiendo en español para los que desean ver la misma experiencia desde dos perspectivas diferentes.

Ahora, nuestra historia…

 

Download Podcast Audio Here
Download Podcast and script Here

Vacaciones, nada como las vacaciones.

De laguna manera todos nosotros hemos saboreado el significado de la palabra “vacaciones” en algún momento de nuestras vidas. Aun cuando nos quejemos de que no tenemos vacaciones o que nunca tenemos vacaciones, el  cambio de actividad o alejarnos de la rutina diaria nos da esa alegría de ese tiempo donde cambiamos nuestra rutina y al que llamamos “vacaciones”.

Joan y yo decidimos tomar unas cortas vacaciones y contrariamente a la idea de “descansar” con frecuencia cambiamos actividades rutinarias alrededor de otras actividades que se relacionan con nuestro programa de español.

Nuestra primera opción siempre es viajar a Sudamérica para visitar a nuestra familia y obtener material para nuestro programa y para mis clases de español. En esta oportunidad decidimos quedarnos en los Estados Unidos y tratar de descubrir más acerca del mundo hispano o de los hispanos durante este tiempo comenzando con la visita a mis suegros en Tennessee.

Esto por cierto me entusiasmó más ya que de igual que cuando viajamos por Sudamérica nada me encanta más que conocer otros lugares, conocer personas nuevas o tener nuevas experiencias. Y aquí en los Estados Unidos, aprender más acerca de la cultura desde perspectivas diferentes.

Planeamos visitar, como dije, a mis suegros, los padres de Joan que viven en Tennessee y luego pasar a California. Bueno, resulta que cuando tratamos de comprar los boletos de avión nos encontramos con que el costo desde Saint Paul-MN a Knoxville-TN era casi el doble en precio que volar de Saint Paul a Los Ángeles ida y vuelta.

Solución de Luis: Bueno, compramos el boleto de avión desde Knoxville a Los Ángeles y luego de regreso a casa en Saint Paul.

Y ¿cómo llegamos a Morristown TN?…en Bus por supuesto.

Aquí vamos. Compramos los boletos y por alguna de esas razones observé que Joan no estaba muy entusiasmada con la idea.

A fines de los ochentas estuve viajando mucho por Sudamérica. Perú, Chile, Argentina y Brasil. Entonces, volar estaba fuera de mi alcance y el viaje en bus se hacía más accesible para largas distancias.

Las empresas de transporte ofrecían el mejor servicio, coche cama, aire acondicionado, comida a bordo, azafata durante el viaje…esta era mi imagen cuando decidí comprar estos boletos desde Saint Paul, MN a Morristown, TN. Sin embargo, la realidad fue un poco…. ¿cómo diría?…diferente.

Previamente a nuestra salida compartimos de esta aventura a varios de nuestros amigos y estudiantes. Una mirada extraña y una sonrisa que expresaba más un ¿están seguros de esto?, que expresión de alegría en nuestro viaje era lo que recibía.

De cualquier manera, estábamos contentos de nuestra aventura.

El día llegó en que iniciaríamos nuestras vacaciones y aquí estamos, en camino a la estación de bus de Minneapolis. Una estación mejor que la parada que originalmente teníamos asignados a usar en Saint Paul. Al acercar mi maleta a la recepción la señorita que atendía no resulto muy amable, algo que no me importó hasta que Joan alzó la voz para indicarle que no éramos la fuente de sus problemas, algo que resultó muy eficiente.

Durante el tiempo que estábamos allí esperando una variedad de personas empezaban a congregarse. Uno pone las maletas en una fila cerca de la puerta para indicar que vamos a abordar primeros. Descubrimos que esto era buena estrategia ya que en el futuro, si no era así, abordaríamos el bus en los últimos lugares con la probabilidad de no encontrar asientos adecuados.

Abordamos. No fue exactamente lo que tenía en mente. En esta primera ruta con destino a Chicago, lo hicimos en dos asientos donde nos sentimos como sardinas. Lo siento, el sueño del bus confortable se disipó rápidamente. Pero no lo lamentamos, es más, estábamos agradecidos de que viajáramos con este simpático grupo de seres humanos.

Las próximas paradas, Saint Paul, Thoma – WI….y Chicago donde llegamos a las 5 am de la mañana. Fue viernes cuando salimos de Minnesota, sábado en la mañana cuando estuvimos en Chicago esperando por nuestro “transfer” que salía a las 10 am. Mientras tanto, la larga espera me obligó a buscar un café…oh, gracias a Dios por el iPhone y esas aplicaciones que hicieron posible encontrar un Starbucks cerca de la estación.

Pero no puedo quejarme. Si bien no pudimos dormir completamente por las paradas y la incomodidad de los asientos, estuvimos agradecidos por la aventura.

Salimos de Chicago alrededor de las 10 am. Mucha gente de color como decimos en español o afroamericanos, otros hispanos, anglos con un acento diferente conformaba este nuevo grupo de pasajeros. Nuevamente nuestras maletas estaban en la fila. Estábamos listos para abordar. Preguntamos a la mujer que estaba delante de nosotros a dónde iba: Atlanta – respondió.

Luego al otro muchacho que estaba al otro lado: Florida fue su respuesta.

Este era un bus que iba hacia el sur. Nosotros nos quedaríamos en Nashville, TN donde cambiaríamos de bus por última vez.

Abordamos el bus, y con la experiencia del primer tramo nos ubicamos en asientos un poco más espaciosos y empezamos a disfrutar del viaje. El acento de la gente era diferente. Yo empecé a escuchar MPR (Minnesota Public Radio) en mi iPhone y durante el programa que transmitían mi mente viajó a esos años antes de los 40s

¿Cómo viajaba la gente en el pasado en este país? Sin duda era toda una experiencia…

Esta música la escuche por primera vez en Perú. Alguien por alguna razón me hizo escuchar este cuarteto de góspel llamado The Golden Gate Quartet….

Mientras escuchaba en la radio el programa “American Routes”, justamente presentaban esta música.

¡Qué grata coincidencia!…por un momento me pareció viajar al pasado y estar viajando por el sur de los Estados Unidos durante esos años.

En cierta forma la experiencia se transformó como en una película:

Los acentos….

Las conversaciones…

La gente…buscando conversar y luego expresar sus problemas, como el hombre que esperaba viajar a Detroit y que estaba esperando en la misma estación que nosotros en Nashville…o el grupo de hispanos que llegaron en un bus, desembarcaron por unos momento y luego abordaron el mismo bus para continuar viaje a Jacksonville FL.

Definitivamente no parecen el tipo de gente que viaja constantemente en avión. Pero es gente.

En Nashville, un cartel en la pared de la estación llamó mi atención:

“Grayhound Honors the 50th Anniversary of the Freedom Riders”

Evidentemente, en el pasado esto de viajar en bus fue todo un desafío para algunos en este país.

Nada tan importante como la historia de un país.

Viajar para mí no es solo conocer otros lugares, es aprender de la gente, sus vidas, sus historias. Y en parte recorrer sus caminos. Como recorrer los caminos del Inca en Cuzco Perú, o viajar la ruta de San Martin en los Andes cruzando las montañas entre Chile y Argentina. Y ahora recorrer rutas que por muchos años usaron viajeros por estas tierras en los Estados Unidos.

Finalmente partimos de Nashville con rumbo a Knoxville a donde llegamos a las 6 am aproximadamente. Solo una hora más nos separaban de encontrarnos con mis suegros.

En esta estación fue aún más difícil entender el acento de la gente. Era domingo en la mañana…un poco más y terminaría nuestra aventura de bus.

La siguiente vez que abrí los ojos  estuvimos entrando en Morristown, Tennessee. Nos comunicamos con los papás de Joan. Ellos estaban esperando.

La estación no fue realmente una estación. Una banca fuera de una especie de tienda y allí estaban ellos dos…amados padres…mi familia americana…y al lado de ellos…una pareja de hispanos, pero eso será otra historia…

Hasta la próxima…

 

 

 

 

Créditos de Música:

Skye Cuillin, Kevin MacLeod

El Blues del Autobus, Miguel Rios

Crowd _ Greyhound Terminal, Sound Effects

 

 

 

1 thought on “Greyhound”

  1. Qué magnifica historia. Creo que todo el mundo debe viajar por autobus por lo menos una vez . Este invierno, ojala puedo viajar por México por autobus. Me quedaré en San Miguel de Allende y estudiaré español durante la semana, al explorar el país cada fin de semana por autobus.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.