22 Dec 2009
Los caminos caminados y por caminar…
A cuatro días de celebrar la navidad de 2009 reflexionamos, en español, en las cosas que pasaron tratando de encontrar una perspectiva para recibir la navidad y el año nuevo. Reflexión en español. Comentarios en el blog www.lacasarojas.com. Feliz navidad

 

Hola amigos y bienvenidos a la casa Rojas. Este es el podcast de Rojas Spanish Laguaje que se encuentra ahora en la Casa Rojas.

Les habla su amigo Luis Rojas. Bienvenidos y estoy muy contento de estar nuevamente con ustedes.

“Si no creyera en la locura. En la garganta del sinsonpe. Si no creyera que en el monte”

Hoy estamos cerca a la navidad y a las celebraciones de año nuevo y parece que muchas cosas son diferentes este año. Y este va a ser nuestro eje de reflexión de este podcast que lo he titulado Los caminos caminados y por caminar.

Pero primero déjenme darles algunos agradecimientos y anuncios. Quiero agradecer a todos los oyentes del podcast; y por cierto, y desearles una feliz navidad. También quiero agradecer a las personas que han enviado sus emails dando cuenta de su aprecio por este podcast y el trabajo que realizamos en la casa Rojas. Quiero agradecer a los que se han hecho miembros de la revista de La casa Rojas y han adquirido una suscripción. Muchas gracias por apoyar este esfuerzo y para ellos quiero decirles que he empezado una serie de videos breves en gramática. Estos videos breves son el resultado de preguntas y explicaciones de mis clases para todos los niveles. Poco a poco va a ir incrementándose. Así que los que se han suscrito van a recibir un email indicando los videos nuevos y sus contenidos. Y si no eres miembro todavía, bueno te invito a considerar esta opción en la Casa Rojas. Puedes tener información llendo al sitio web www.lacasarojas.com y busca la opción de Registro o suscripción allí en el menú.

Muy bién, muchas personas que han escrito, se han referido a este podcast como un instrumento importante para su práctica de español y esto me alegra. Este podcast no solo va a presentar temas de gramática y lingüística, sino que vamos también a usar español.  El idioma para escribir y contar esos temas de la vida diaria. Esto es el idioma español en acción.

Este podcast, así como los otros estarán disponibles para descargar en el web de la casa rojas o www.lacasarojas.com y te invito a involucrarte y hacer tu práctica efectiva escribiendo en el blog del podcast en la Casa Rojas, donde se encuentra este podcast. No importa si tu nivel de español no es aparentemente bueno. Si escribes en español con el español que tienes en este momento, esa es una buena práctica. Si tratas de expresarte usando tus propios deseos y en español, esto te va a demandar incrementar tu vocabulario y el intento por transmitir tus ideas van ayudar a reforzar tu aprendizaje. Esto es muy muy importante.

Muy bien, los caminos caminados y por caminar.  Navidad es una época del año que cada vez se hace memorable de una u otra manera. Para algunos es memorable porque el evento recrea esa fantasía anual de amor y fraternidad. Para otros no resulta tan memorable porque recuerdan que esa navidad no debería llegar o debería pasar desapercibida. De cualquier manera, navidad nos hace recordar cosas que no recordamos usualmente y nos hace pensar cosas que usualmente no queremos y no estamos en disposición de pensar.

Ayer vinieron a mi mente otras navidades. Dónde estaba, qué hacía, cuáles eran mis expectativas y dónde estaba existencialmente. A esto me refiero con los caminos caminados. Esas cosas que hice y que ya está hecho, que no se puede cambiar. Ese camino que ya recorrí. Pero también pensé en aquellas cosas que aún quiero hacer, que quiero lograr y que aún no está escrito. Ese camino por caminar, que falta recorrer, que todavía no se camina. Anoche domingo, salimos con mi esposa a comer un postre y tomar café en uno de los restaurantes de saint paul en Minnesota. La avenida Grand, donde se encuentra este café, fue una de las avenidas que recorría siete años atrás, cuando por primera vez vine a esta ciudad. Entonces estaba muy bien decorada, con luces en las calles, luces de colores en las ventanas de las tiendas, papá noeles, girnaldas y otras decoraciones que ayudaban a la atmosfera en los días víspera a la navidad.  Pero ayer no fue lo mismo, apenas se divisaban luces navideñas. Las temperaturas bajas de esta parte del midwest estadounidense son recordatorio permanente de que no soy originario de aquí, pero que sin embargo, papá Noel tiene sentido de usar ese traje abrigador rojo que desentona en el verano sudamericano. Joan ordenó un lemon cream tarm y yo un dulce de tres leches con dos capuccinos. Mientras disfrutábamos de este lonche me di cuenta de que algo en la atmosfera no es lo que solía ser la navidad para mí. No era el hecho de estar lejos de mi hogar materno, no era la falta de compañía.  Esta vez la avenida Gram no expresaba el tránsito ni el tráfico de otras navidades. Ya el sabor de la crisis que afecta los Estados Unidos fue expresado en los programas dominicales de noticias.  Y las muestras de esta recesión son evidentes. Entre cada bocado que dábamos a estos postres deliciosos y ese ambiente dominical raro, recordaba esos caminos ya caminados. Amigos que ya no están, mi padre que lo extraño terriblemente y momentos que de pronto parecen que hubiesen sido mejores.

Recuerdo una navidad en Buenos Aires. Entonces viajaba de mochilero y con recursos muy ajustados. Iba a pasar esa navidad con mi hermano en Argentina, en una ciudad al norte. Durante la fiesta de navidad me di cuenta de que no estaba mi pasaporte. No estaba mi pasaporte.  Aquella navidad no fue la mejor. Aparte de no haber estado todo el tiempo planeado en la ciudad donde estaba mi hermano, tuve que viajar a Buenos Aires para contactar a la embajada de Perú. Lamentablemente no hubo mucha ayuda de la embajada y estaba estancado allí, en una ciudad que apenas conocía y me encontraba solo. Esa navidad no fue la mejor. Otro recuerdo fue cuando estaba volando en una avioneta pequeña sobre la ciudad de Lima.  Yo estaba sentado en el asiento del copiloto y mi amiga Lauren era la piloto.  Salimos por una hora haciendo uso de la licencia de piloto privado que ella acababa de recibir. Ambos habíamos tenido este entrenamiento, pero ella estrenaba licencia nueva.  Casi fue una catástrofe. Muy cerca del aeródromo donde debíamos aterrizar, por alguna de esas situaciones no calculadas, el contacto, la comunicación con la torre de control no era claro.  Aterrizamos bien pero no sin un gran susto debido a que no sabíamos que detrás nuestro se aproximaba una nave de mayor tamaño y velocidad. Y que tenía autorización para aterrizar antes de nosotros. Y que al recibir una comunicación clara por la radio tuvimos que maniobrar desviándonos de nuestra trayectoria.

Estos dos eventos pueden resultar sin mayor importancia para algunos, pero tenían un gran significado para mí en el momento en que ocurrieron y las circunstancias dentro de las cuales ocurrieron.

Min 10. Veo los postres que Joan y yo compartimos; y casi no quedan nada. El frío en Saint Paul se ve reflejado en la forma en que la gente se protege. Una chalina, abrigos grandes, guantes para el frío y botas adecuadas que aún tienen las señales de haber caminado sobre la nieve.

Como estas dos experiencias, muchas más.  Agradables y desagradables. Pero fueron parte de esos caminos que caminé y que fueron imposibles evitar. Puedo especular sobre los eventos en el pasado. Decir que en el caso del pasaporte pudo haber sido peor por la experiencia y haber sido víctima de un asalto con serias consecuencias. O en el caso del avión, haber perecido en un accidente.

Mientras dejamos las tazas donde hace poco más de una hora y media habían dos capuccinos excelentes, me pregunto acerca del futuro. De esos caminos por caminar, por recorrer. ¿Cuál va a ser la decisión de hoy que va afectar el mañana? ¿Cuál va a ser el resultado de proyectos que están en proceso o por empezar el próximo año? Hay dos cosas de las navidades pasadas que me gustaría llevar al futuro. Algo con lo que quisiera o me gustaría caminar aquellos caminos aún no caminados. Y esos son, algo de música de navidad, eso que solía escuchar en mi niñez y esa fe de niño que sabe que todo va a ser mejor.

¡Feliz navidad a todos amigos!

Leave a Comment

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.