Hola amigos del Podcast de Rojas Spanish Language, La Casa Rojas. Les habla su amigo Luis Rojas.

Language, La Casa Rojas. ¡Bienvenidos!…les habla su amigo Luis Rojas y nuevamente estamos aquí para compartir nuestras experiencias acerca de aprender, enseñar y vivir en español.

Roberto Everest, es quien nos acompaña en la introducción de nuestro Podcast y la canción pertenece al argentino Facundo Cabral.

Hoy seguimos con nuestras historias acerca de esos momentos en las transiciones por las que todos tenemos que pasar cuando vamos camino a hablar otro idioma.

Pero antes, déjenme mencionarles que ya empezamos poco a poco con nuestra comunidad virtual en nuestro sitio web. Y queremos agradecer a todos los miembros de la comunidad, tanto miembros Premium como miembros del Podcast su participación en nuestro web. Muchas personas están participando de esta oportunidad de practicar español de modo que si aún no te has registrado a nuestro programa Premium, este es el momento de hacerlo.

Para registrarte es muy fácil, sólo debes ir a www.lacasarojas.com, y podrás encontrar allí la manera de registrarte.

Muy bien y ahora, a nuestra historia.

 

Download Podcast Audio Here

 

Créditos de Música:

1. Atlantean Twilight, Kevin MacLeod

2. Mon Chercheur D’or, Patricia Kaas

3. Intil Waheeda, Hisham Abbas

4. Night on the Docks, Kevin MacLeod

 

 

Download Podcast and script Here

La semana pasada les hable acerca de las transiciones que hay en la experiencia de las personas que quiere hablar un idioma. En realidad solamente mencioné  que esa transición puede ser una experiencia que activa ese deseo de aprender y conocer más de la otra cultura y su lengua.

En mi caso solamente mostré cómo algunas series de televisión fueron parte de esa iniciación para querer aprender más de la cultura y lengua estadounidense. Pero no fue lo único. En realidad, es solamente una parte de una serie más grande de eventos que nos motivan a aprender un idioma.

Sin embargo, identificar algunos de estos elementos que iniciaron nuestro deseo por aprender un idioma pueden ayudarnos a mantener el ánimo durante la transición de convertirnos en bilingües. Recordemos que el enemigo número uno de la persona que aprende español es: El desánimo.

Cuando me pongo a pensar  qué otros idiomas me gustaría aprender pienso en dos: francés y árabe.

Tal vez francés por la música, por la cultura y porque alguna vez en el pasado tuve amigos de Francia que visitaron Perú. Con una de ellas tomé un curso de pilotaje y establecimos una amistad que encendió ese deseo de añadir el francés a mi lista de balde…en mi “bucket list”

Y el árabe porque de alguna manera está ligado al español. El idioma español tiene influencia del árabe en muchas palabras:

Aceite, almohada, aceituna, alfombra, barrio, bata, balde, café, cifra, chaleco, chisme, jinete, jirafa, en fin, para muestra solo unas cuantas palabras. Es español decimos, para muestra solo un botón.

Y por supuesto la cultura, así que hay, en mi caso, razones más románticas para aprender estos idiomas.

Pero hay otras razones también que son más urgentes para algunos. Experiencias que nos muestran que no podemos dejar de pasar la oportunidad de ser más efectivos en nuestros trabajos. Que podemos cruzar barreras culturales para ser parte de la comunidad del mundo.

Hablar otro idioma, y español en nuestro caso, es poder tener acceso a la gente y cultura que ve el mundo diferente que nosotros.

Para algunos esto es suficiente motivación.

El año pasado  tuve la oportunidad de entrevistar a tres profesionales que tienen que lidiar en sus trabajos con el idioma y la seguridad de la gente aquí en los Estados Unidos: un paramédico, un bombero y un policía.

Cada uno tenía una razón poderosa para aprender español, y los tres cruzan la barrera de lo simplemente protocolar en la forma de relacionarse con otras personas.

Solo quiero mostrar la experiencia de uno de ellos. La entrevista fue en inglés pero la historia fue sorprendente.

Este es el paramédico que tuvo que enfrentar una situación de emergencia y la persona en la ambulancia no hablaba inglés, sólo español.

Nunca me puse a pensar si las últimas palabras que me gustaría escuchar si estuviera muriéndome serían en español o inglés. En el caso de mi amigo bombero, su habilidad de hablar español le puso en el camino de aliviar el dolor de la persona que agonizaba. Y cuando digo aliviar el dolor, no me refiero al dolor físico, sino al dolor emocional al que tenía que enfrentarse en los últimos minutos de su vida.

Este evento me hizo pensar: ¿en qué idioma preferiría hablar en los últimos minutos de mi vida?

Cuando llegué a los Estados Unidos, una de las urgencias médicas a las que tuve que enfrentarme fue la de someterme a una cirugía de apéndice. Yo no soy consciente de este evento pero Joan, mi esposa, me dice que cuando estuve bajo los efectos de la anestesia, el médico tenía que hacerme preguntas o yo estaba diciendo algo, el punto es que los médicos llamaron a Joan porque cualquier cosa que yo decía, no era inglés…era español.

Algo como que en mi inconciencia regresaba a la posición por defecto: hablar español.

Joan fue mi intérprete.

En el otro sentido, pude experimentar algo similar.

Un día me encontraba sirviendo de intérprete en las montañas de Perú a un grupo de médicos y misioneros de Estados Unidos. Una de las personas del equipo se enfermó muy seriamente. Yo la acompañé al hospital.

Para empezar, les cuento que no fue fácil para esta persona sentirse bien en un hospital en un país que no era el suyo y mucho menos sentirse que no podía comunicarse con los médicos.

Por cierto que la experiencia fue mucho más compleja en diferentes niveles, pero solamente tomando como muestra el aspecto del idioma, ayuda a entender los beneficios de hablar un idioma extranjero, y valorar nuestros esfuerzos por aprender español, o inglés.

En nuestro caso con Joan, de ser una pareja de trasfondos culturales diferentes, podemos movernos en ambas culturas, y hablar ambos idiomas.  Esta habilidad nos ha permitido ser parte de la otra cultura y no solo un observador de la otra cultura.

Como dijimos antes: Hablar otro idioma, y español en nuestro caso, es poder tener acceso a la gente y cultura que ve el mundo diferente que nosotros.

Hasta la próxima…

Luis

 

Créditos de Música:

1. Atlantean Twilight, Kevin MacLeod

2. Mon Chercheur D’or, Patricia Kaas

3. Intil Waheeda, Hisham Abbas

4. Night on the Docks, Kevin MacLeod

 

 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.