Hola amigos del Podcast de La Casa Rojas de Rojas Spanish Language. Bienvenidos

Les habla su amigo Luis Rojas hoy nuevamente estamos aquí en un episodio más de las aventuras de vivir en un país hispano, de ser un inmigrante y de ser un estudiante de español.

Se han dado cuenta que al regresar de nuevo a poner más Podcast no he cambiado la música de introducción. En algún momento pensé en hacerlo, es más, algunos de los Podcast que han escuchado tiene una música-tema de introducción diferente y eso es porque, por sugerencia de alguien, pensé en cambiarlo. Sin embargo, voy a mantener esta música por ahora porque en realidad no solo se trata de la canción, una música agradable con una letra para pensar, sino que se trata también de la experiencia de vida del autor: la violencia.

Facundo Cabral fue asesinado cuando se dirigía al aeropuerto en julio de 2011 en Guatemala después de un concierto que diera en esa ciudad. La violencia, que es común denominador en nuestros países de habla hispana y que también lo es aquí en los Estados Unidos es algo que nosotros los inmigrantes tenemos presente. De esta manera quiero, pues, mantener esta canción de Facundo Carbajal como homenaje a su memoria y una denuncia a la violencia.

Como siempre, quiero agradecer a Roberto Everest por acompañarnos en la introducción en cada edición de este Podcast. Y no olviden que tenemos mucho más para los estudiantes de español en La Casa Rojas www.lacasarojas.com

Y ahora, nuestra historia:

Download
Download Audio File – mp3

Download Audio File and Script
 Download Audio File and Script

Los inmigrantes  añaden cultura, perspectiva, pensamiento y sentimiento a la cultura a donde inmigran: añaden, no quitan. 

A fines de los años 80s y comienzos de los años 90s realicé muchos viajes entre Perú, Chile y Argentina. Mucho de esos viajes fue por razones de trabajo, y por razones de familia.

Esto no es nuevo y lo he compartido en algún Podcast pasado. Cada dos meses o cada mes me encontraba en un auto taxi cruzando la frontera peruano-chilena. Ese desierto que une a las ciudades de Tacna y Arica, ciudades de frontera de Perú y Chile respectivamente.

Luego de pasar el control de inmigración de Chile, el auto que me traía de Tacna llegaba a su paradero que estaba ubicado a una cuadra de la estación de buses donde buscaba tomar el primer bus disponible que salía hacia Santiago. Las siguientes 18 horas eran observar el desierto de Atacama en el norte chileno, acomodarse y dormir. Al siguiente día, correr de nuevo en la estación para embarcarse en el siguiente bus de Santiago a Buenos Aires. Otras 24 horas de viaje.

De esos días de viaje lo que recuerdo era verme a mí mismo reclinado en mi asiento asignado dejando que los pensamientos tomarán formas de sueños, expectativas y resolución de problemas. Tenía la oscuridad de la noche, las luces de los transportes  viendo en sentido contrario en la Panamericana Sur, mi walkman y mis pensamientos.

Este año fuimos con mi esposa a Tennessee a visitar a mis suegros y celebrar un aniversario más de bodas de ellos y con ellos. Sí, resulta que nuestro aniversario de bodas coincide en fecha con el aniversario de bodas de mis suegros.

Una noche me encontraba conduciendo por la autopista 25E en camino hacia Morristown, TN, cruzando Cherokee Lake. La carretera oscura con los carros que venían en sentido contrario iluminándome el rostro al pasar mientras escuchaba música andina desde mi iphone conectado por el bluetooth al sistema de audio del auto creaba ese ambiente propicio para revisar mentalmente mi experiencia como inmigrante en este gran país.

Viajando desde Minnesota y habiendo visitado ya varios estados de la unión el concepto de Estados Unidos empieza a tomar forma más concreta. Con el tiempo me he ido dando cuenta de las diferencias entre la gente del Midwest, con la gente del sur, o la gente de las costas. Y en una apreciación personal casi como que cada Estado podría ser un país independiente.

Sigo por la carretera. Mi vista puesta en la carretera trata de estar alerta ante cualquier animal silvestre que pueda cruzarse en la carretera, tal vez un venado o un alce o moose , pero un momento esto es Tennessee, bueno las probabilidades de alces son casi cero…pero venados o mapaches, racoon en inglés.

Al mismo tiempo trato de mantener la velocidad máxima, 55 millas por hora. De pronto, puedo divisar que a la mano derecha de la carretera hay un carro policía. Lo que menos necesito es una multa o ticket. La posición estratégica de este carro policía es igual que la de los policías en Sudamérica. En Sudamérica al menos se pude discutir con el oficial, pero aquí eso sería, como dice mi madre: “buscar ochenta patas al gato” y ganarse un problema gratis.

Por otro lado, un pensamiento desconocido se cruza en segundos por mi mente. Qué tal si sin ninguna razón se me ordena detenerme. Muchas de las noticias acerca de “profiling” y discriminación pasan en fracción de segundos por la mente pero suficiente como para acelerar los latidos del corazón poniéndome en un estado de alerta. Segundos más y la patrulla queda atrás y nuevamente la oscuridad invade la carretera.

Todos sabemos lo que pasa por nuestras mentes cada vez que tenemos que manejar.  Imagino que en rutas cortas vamos pensando en el trabajo, los quehaceres y las cosas inmediatas que nuestra vida requiere. Pero tenemos también esos viajes más o menos largos donde los pensamientos se expanden a pensar en cosas más profundas, es más o menos como las ideas que vienen cuando estamos en la ducha o a determinada hora del día.

¿Se imaginan las experiencias, pensamientos y reflexiones que pasan por la mente de tantos inmigrantes hispanos en los Estados Unidos?

Sus experiencias suman, añaden perspectiva, añaden visión del mundo, y trabajo a nuestra sociedad.

La próxima vez que saludes  un inmigrante hispano recuerda que es una oportunidad para aprender a ver el mundo desde una perspectiva diferente. Mientras tanto, yo llegué a mi destino en Tennessee y me confundí entre la gente que estaba a mi alrededor.

Y conmigo, hasta la próxima.

Luis

 

 

Los créditos de la Música corresponden a:

La Estrella Azul,

Artista: Opus Cuatro

Álbum: No Dejes de Cantar

Canción original de Peteco Carbajal

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.