01 Jun 2009
Reflexiones con la palabra: QUEDAR
Reflexiones en el uso de la palabra QUEDAR y sus variantes. Un intento de explicar la perspectiva desde donde los hispanos entendemos esta palabra.

 

Me gusta el sol, Galicia y las palomas. El buen cigarro y la guitarra española. Saltar paredes y abrir las ventanas y cuando llora una mujer. Me gustas tu y …

Hola amigos del podcast de Rojas Spanish Languaje habla su amigo Luis Rojas y estoy como siempre contento de estar con ustedes. Hoy voy a compartir con ustedes una de esas expresiones en español que son muy frecuentes y que lo usamos en la manera que nos comunicamos diariamente pero que puede crear un problema de comprensión a la persona que está aprendiendo o que está en el proceso de aprender español. Pero antes quiero compartir con ustedes un poco más en detalle el anuncio que les hice en el podcast anterior. Nuestra revista en línea está por salir muy pronto, esta revista que está siendo compilada y editada por Joan va a ser de mucha ayuda a nuestros oyentes de podcast, estudiantes de español y amantes de la cultura hispana. Joan tiene un grupo selecto de escritores de hispano-américa que están escribiendo en español y la forma cómo ellos ven el diario caminar, la vida desde la perspectiva de sus países. Tenemos escritores de Chile, Argentina, Uruguay, de Perú, El Salvador, de Costa Rica, México, España, en fin. Vamos a cubrir todos los países de hispano-américa en esta revista, de modo que estén atentos. Esta será una revista que estará disponible por suscripción que la lanzaremos el día siete de junio. Les daremos más información en el siguiente podcast. Así que estén atentos. Si hay preguntas por favor escríbanos a podcast@rojasspanish.com  Más información de nuestra revista pueden encontrarla en el sitio web www.rojasspanish.com/magazine.html o si van simplemente a rojasspanish.com allí van a encontrar el link que los va a lleva allá a esa página. Finalmente no olviden el programa de videos en línea para estudiantes intermedios y avanzados y también pueden encontrar información en línea. Mi sitio web otra vez repito www.rojasspanish.com busquen en los vínculos o en los links que se encuentran allí.

En esta edición voy a reflexionar en una palabra que es muy usada en español y que puede traer mucha confusión en la manera en que se usa.

Queda, que poco queda de nuestro amor, apenas queda nada, apenas ni palabras quedan…

Ayer quedé con María en vernos esta noche, pero no voy a quedar bien con ella si ahora le digo que no puedo y me quedo en casa. Porque no queda mucho tiempo antes de su viaje. En este párrafo tenemos la palabra quedar, tanto como verbo como en la forma de la tercera persona singular queda indicando que algo sobra, que hay un residuo. En mis clases de español con frecuencia les digo a mis estudiantes cuando se enfrentan a una palabra nueva traten primero en pronunciarla, sin pensar en el significado, si es que esta palabra es difícil de pronunciar. Y luego que obtengan el significado tratando de encontrar el punto de vista en que nosotros los hispanos lo vemos, tanto en español como en inglés, en un análisis con cierta profundidad, vamos a encontrar que todas las palabras tienen una razón de ser y un transfondo, un contexto. Cuando digo, pongo el libro en la mesa, es muy claro que es la descripción de ubicarlo, colocar algo en la mesa, pero cuando digo me pongo la camisa, en nuestra mente hispana nunca vemos un diccionario o tratamos de recordar algún cuaderno en que escribimos el significado. Me pongo la camisa, simplemente nos reporta la acción. Nos describa el evento que se registra o que llama nuestra mente, a nuestra área de conocimiento y conciencia en el que nos vemos poniéndonos la camisa. La partícula se que es parte del reflexivo poner-se hace esa diferencia. Solo basta decir me pongo para que nuestra mente, nosotros que hablamos español, hispanos que hemos nacido con este idioma para que en nuestra mente y conciencia espere la información que indica qué es lo que nos estamos poniendo. Está internalizado. Esta internalización toma tiempo en algunos casos muchas repetición, en otros casos una capacidad de reflexión profunda para aquellos que no es su idioma nativo y aún para nosotros. Y en otros casos ese es el momento especial en el que todas las estrellas se alinean y jupiter y marte y el sol están en conexión en el universo que hace que la luz vengo a nuestras cabezas y reconocemos en ese instante que ¡ahhhh! eso quería decir. Mmh, en otras palabras, el momento en que internalizamos algún momento que ocurre. Es ese momento en que nos damos cuenta en que entendemos el concepto y no lo vamos a olvidar. Por eso siempre digo que aprender un idioma toma y no es fácil y muchos mensajes de marketing allá afuera dicen aprende español en cuatro meses, en realidad no es así, ustedes que están aprendiendo o han aprendido español saben por experiencia que es un proceso constante pero en realidad más que un concepto constante de aprender vocabulario, de aprender verbo y estructuras a través de la gramática, es la capacidad de reflexionar en cómo los que hablan el idioma, nosotros los hispanos vemos desde nuestra perspectiva el significado de las palabras. Desde esta perspectiva entonces es posible que si nos preguntan cuatro horas después de aprender un concepto probablemente no lo recordemos. Pero dentro de un contexto que ayuda a darnos claridad en la comunicación, entonces ¡zas! Leemos la palabra inmediatamente. Es cuando decimos no sé porque pero ponerse la camisa es la acción de ponerse la camisa. Recordemos nuestro ejemplo inicia: Ayer quedé con María en vernos esta noche, pero no voy a quedar bien con ella si ahora le digo que no puedo y me quedo en casa porque no queda mucho tiempo antes de su viaje. Vamos por partes. ¿Cómo entiende esto un hispano? ¿cuál es la perspectiva desde la cual un hispano usa estas expresiones? Quedé con María en vernos esta noche. Mi reflexión en el uso de Quedar con me lleva primero a poner puntos como una unidad la palabra quedar con que me empuja luego a pensar una persona. Quedé con María. Quedo con el médico. Quedaré con Marisol. No importa cuál sea el tiempo verbal que se use quedar con casi como que van juntos en este sentido. Y cuando lo relaciono con una persona la idea de acordar una cita, de comprometerme con algo con esa persona, se establece. Ayer quedé con María ¿en qué? En vernos esta noche. Toda la oración completa entonces es Ayer quedé con María en vernos esta noche. Es decir, ayer acordé con ella en vernos esta noche. Juntos decidimos y estuvimos de acuerdo en vernos esta noche. Entonces transmitimos esta idea cuando decimos ayer quedé con María en vernos esta noche.

Solo quedan las ganas de llorar, al ver que nuestro amor se aleja. Frente a frente bajamos la mirada pues ya no queda nada de que hablar, nada.  Solo quedan las ganas de llorar…

Luego tengo otra expresión en este párrafo que estoy usando como ejemplo pero no voy a quedar bien con ella si ahora le digo que no puedo. Quedar bien. Aquí nuevamente estoy usando la palabra quedar, pero lo uso con la palabra bien. Aquí podemos usar quedar, la palabra quedar con la palabra bien o mal. Esas son las opciones quedar bien, quedar mal. Y lo que hemos internalizado es quedar bien o quedar mal. Solo tenemos estas dos posibilidades, nuevamente desde la perspectiva de la mente hispana cuando escuchamos yo quedo bien, esa frase es positiva. Yo quedo mal y esta frase es negativa. María quedó bien, activa las siguientes preguntas: ¿con qué?, o ¿por qué? María quedó bien con la cena. María quedó bien porque preparó una cena deliciosa. Estas dos oraciones nos reportan que a la vista de las personas, en la percepción de las personas María está bien o está mal. En nuestro ejemplo: No voy a quedar bien con ella, significa pues que en la percepción de ella, yo no voy a estar bien. Ella no me va a ver bien a mí. La siguiente forma de la palabra quedar que se encuentra en la misma oración que la otra expresión anterior que hemos visto es la siguiente, veamos toda esta frase No voy a quedar bien con ella si ahora le digo que no puedo y me quedo en casa. Me quedo en casa. Aquí el verbo es quedarse en, como reflexivo pero pongámoslo juntos porque es como lo percibimos quedarnos en, quedarse en, y las primeras cosas que vienen a nuestra mente es probablemente el lugar, estar y permanecer en un lugar como la casa, el colegio, el hotel, la universidad, etc., relacionamos quedarse en, con un lugar. Cuando digo me quedo en casa o voy a quedarme en casa significa que no voy a Salir de casa, voy a permanecer en casa.

Queda, un gesto amable para no hacer la vida insoportable y así ahogar las penas. Solo eso queda…

Finalmente, en nuestro párrafo, hay una palabra más. Dice, no queda mucho tiempo antes de su viaje. Expresa un giro en el pensamiento y nos reporta que María, en nuestro ejemplo, no tiene mucho tiempo. El tiempo entre el momento que hablamos y el tiempo en que María tiene que viajar es muy corto y estoy reconociendo ese tiempo breve. No queda mucho tiempo, es igual a no hay mucho tiempo, el tiempo es corto, etc. El tiempo no es solo un elemento que puede ser usado en este contexto sino también cosas como elementos que pueden contarse, por ejemplo no queda arroz, que significa ya no hay arroz, no tenemos arroz. No quedan chocolates, no queda nada, no hay más, no hay, no queda, es el residuo. Al pensar una vez más en nuestro párrafo escuchémoslo otra vez. Ayer quedé con María en vernos esta noche, pero no voy a quedar bien con ella si ahora le digo que no puedo y me quedo en casa. Porque no queda mucho tiempo antes de su viaje. Podemos decirlo de otro modo, sin usar quedar en esta oportunidad para poder contrastarlo. Ayer acordé con María en vernos esta noche pero no me va a ver bien si ahora le digo que no puedo y permanezco en casa. Porque no hay mucho tiempo antes de su viaje.

Bueno amigos, espero que esto les ayude a reflexionar en un modo diferente acerca de cómo ver el significado de las palabras en español desde la perspectiva de un hispano.  Una buena práctica es preguntar a un amigo que habla español, ustedes los que me escuchan desde Europa o Africa o Asia, si conocen a alguien que habla español, que su lengua materna es español, lo más probablemente es que van a encontrar un español, a alguien de España, a eso me refiero, que les explique el significado de cierta palabra, cómo lo percibe y para los que viven en Estados Unidos puedan empezar una persona de México o de centro américa o Sudamérica, pregunten a una persona que hable español, que su idioma natal es el español y pregúntenle cómo percibe esta persona el significado de determinada palabra. En otras palabras, no pregunten qué significa en inglés o una traducción literal, sino cómo percibe, cómo describiría esta persona este concepto. Y tal vez esta simple palabra resulte un poco complicada, incluso para un hispano, si reciben una respuesta tal vez sea una forma de abrir los ojos a una dimensión más grande de aprender español.

Muchas gracias amigos, hasta aquí nos quedamos con esta reflexión y será hasta el próximo podcast, el cual voy a estar comunicándoles algunas novedades acerca de nuestra revista on line que esperamos salga el siete de junio. ¡Hasta la próxima!

Leave a Comment

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.