Hola amigos del podcast de La Casa Rojas de Rojas Spanish Language. Bienvenidos.

Les habla su amigo Luis Rojas.

La música que escuchan en la introducción pertenece a Roberto Everest y le agradecemos su participación en cada programa.

Algunos anuncios antes de empezar con nuestra historia, les invitamos a visitar nuestro web en www.lacasarojas.com Hoy estamos presentando dos nuevas extensiones a nuestra Casa Rojas: una comunidad virtual en la que podrán compartir y conocer otros estudiantes y los blogs que Joan ha organizado y que son historias de escritores que son o han sido estudiantes de español o que viven en Latinoamérica y nos cuentan sus experiencias. Este blog está en inglés  de modo que combina las experiencias de aprender español con material en español y reflexiones de estudiantes en inglés.

Tenemos videos, revista y los scripts de este podcast para miembros Premium y mucho más…puedes visitarnos en www.lacasarojas.com y si tienes preguntas puedes escribirnos a lacasarojas@lacasarojas.com

Y ahora, nuestra historia.

 

[dewplayer:http://www.lacasarojas.com/audio/2011_podcast_04.mp3]

Download Podcast Audio Here

 

Download Podcast and script Here

 

En nuestra serie de Percepciones, hoy  quiero, comentar dos emociones que experimentan muchos estudiantes.

 

Esta vez, el contexto donde inician estos pensamientos es el invierno. No cualquier invierno, sino el invierno de Minnesota. Ese invierno que hace parecer a otros inviernos como si fueran verano.

 

En el podcast anterior me referí a esas percepciones que tiene el profesor de español. No cualquier percepción o no las que frecuentemente se pueden mencionar desde la superficie que se refieren a las técnicas de enseñar sino más bien a los cuestionamientos que ocurren acerca del por qué enseñar y de la efectividad de la enseñanza. Hoy quiero pensar en las percepciones de los estudiantes. No sólo qué piensan sino qué sienten.

En pocas palabras: La experiencia de aprender español puede ser una experiencia solitaria y frustrante, pero no una razón para abandonar el esfuerzo.

Todos podemos aprender español, y todos pasamos por momentos de emocionalidad interior porque el idioma es una herramienta de comunicación y la comunicación oral es una facultad innata, propia de la especie humana. Necesitamos comunicarnos, nos urge comunicarnos para vivir, para aprender y para enseñar.

Este año hemos tenido mucha nieve en Minnesota, demasiada nieve, tanta que mucha gente puede referirse constantemente al  dolor muscular producto del ejercicio de palear la nieve.

Luis:

Hay, más café?..Bueno…ya vengo…

(Empieza la primera paleada de nieve)

 

Entre muchos mensajes, de mis estudiantes, recibí dos que tienen algo en común: las emociones que producen el aprender español. Estas emociones son: la soledad y la frustración.

El primer mensaje dice, haciendo referencia a mi podcast anterior:

He escuchado otro podcast que me ha tocado, especialmente cuando oigo a otro americano (estudiante) que está hablando en español. Mientras escuchaba este podcast, me puse muy emocional. Pude oír la lucha en los voces de los estudiantes cuando ellos estaban hablando, pude oír la pasión en su voz, Luis. Esto es algo que se puede sentir en las voces y es lo asombroso para mí.

Como un americano, y en esta área donde yo vivo, no hay nadie con quien  puedo compartir la gran experiencia de aprender español, no hay nadie que cuida…

La soledad es una de muchas emociones que experimenta el estudiante de español, y repito, probablemente de cualquier idioma.

Yo recuerdo la primera vez que tuve que negociar mi primer contrato de enseñar español en una compañía minera en Perú. No fue una entrevista cualquiera, yo tenía muchas expectativas y aunque ya entonces me sentía seguro de lo ofrecía mi programa, resultó que la entrevista fue en inglés…la realidad fue, tensión en la nuca y hombros, pensamientos alrededor de cómo decir ciertas cosas, pensamientos alrededor de lo cultural debido a que el entrevistador era un estadounidense, dificultad para dormir…no era la falta de seguridad en mi experiencia y enseñanza…era el cómo hacerlo en otro idioma. Nadie podía entenderme…estaba yo sólo.

Este recuerdo me ha hecho pensar muchas veces en mis estudiantes y lo que dice esta persona que me escribió tiene notable relevancia.

Pienso en lo que otros estudiantes han tenido que pasar al vivir en otro país. La experiencia de inmigración, el llenado de cuestionarios y fichas para identificación en español. El examen de conducir en español, y aunque esto puede ser muy simple, para algunos estudiantes esto ha sido una tortura.

¿Con quién practicar?…o tal vez, la pregunta sea, ¿con quién hablar acerca de cuán solo me siento en mi incapacidad de querer ser yo cuando hablo español?

En este sentido muchos se sienten solos porque no hay con quien practicar, y también se sienten solos con el proceso.

No pretendo pintar un cuadro oscuro, pero no quiero olvidar que para algunos este proceso de aprender español es intensamente emocional, y dar reconocimiento de esto, es una forma de expresar respeto y admiración por estos estudiantes, ya sean estudiantes de universidad, escuelas, profesionales, diplomáticos o misioneros.

El otro mensaje es de una persona que ha tenido que lidiar con su español en su trabajo en Latinoamérica: desde Venezuela hasta Perú.

Ella dice:

Yo estudiaba mucho pero tenía dificultades con la comprensión y expresión oral y también,  no tenía  mucho tiempo para estudiar. No voy a una escuela formal o informal pero escuché mucho y leí mucho y hablo con una combinación de español muy mal e inglés.

 

No aprendí como conjugar muchos de los verbos, simplemente uso el infinitivo.  Entonces, aprendí muchos hábitos malos.

 

Lloré mucho y me sentía estúpida pero yo sabía que era importante para mí continuar.  Mi esposo fue muy amable y me ayuda mucho.  Pero, yo fui una estudiante muy difícil.

 

Ahora, no es difícil tener una conversación en un restaurante pero cuando necesito hablar más profundo sobre material que es importante y cuando es importante que yo entienda bien y hablar con sofisticación yo tengo mucho miedo que mi español no sea bastante bueno y que las equivocaciones serán una distracción.

 

Cuánta emocionalidad hay en el proceso de hablar un idioma y cuanta frustración también.

Esta historia me es muy familiar. He visto a muchos estudiantes que han tenido que lidiar, luchar, con la frustración. Frustración porque no hay una regla única que puede aplicarse a todos los conceptos de gramática. Frustración porque para cada regla de gramática hay muchas excepciones a esa regla.

Frustración porque pareciera que no existiese nada estable…y es cierto, no hay nada estable porque es un idioma…y tiene vida.

(Musica)

Finalmente, el resultado son dos opciones: o seguimos, o claudicamos.

 

Si seguimos. Entonces has aceptado el hecho de que sentir soledad y frustración no es una razón para abandonar el esfuerzo.

Con Joan aprendimos que cualquier momento es momento de aprendizaje. No me refiero en el estricto modo de estudiar gramática…no, no, no…

Sino a descubrir esos 2 o 3 minutos de práctica que se convierten en oro para cualquier estudiante.

Joan mencionó en un podcast anterior cómo los ejercios con la televisión y mi guía la ayudaron más que muchas clases de español.

(audio)

Otro finalmente (muy latino, ¿no?), les doy 3 sugerencias para su adquisición de español.

Si está a su disposición, hagan amigos hispanos…para los que viven en lugares donde no hay hispanos vamos a dar sugerencias en otro podcast  para encontrar ayuda. Pero ahora,

1. punto 1 es: hacer amigos hispanos.

2. pide a ese amigo que repita algo y tu trata de imitar el sonido, no importando el significado inicialmente. Tu amigo debe decir una frase o expresiones en la manera cómo lo dice naturalmente…Tú imita su sonido y pregúntale si suena bien lo que dices…

3. Disfruta el momento. No tienes que pasar una hora en este ejercicio. Insértalo en diferentes actividades.

Un final más…terminé de palear la nieve…voy adentro por más café.

Hasta la próxima

Luis y Joan Rojas

 

Creditos de Música:

1.       No Soy de Aquí, Ni soy de allá, Roberto Everest

2.       Babylon, Kevin MacLeod

3.       Otro Muerto, Mecano

4.       Winter Chimes, Kevin MacLeod

 

 

6 thoughts on “Reflexiones de nieve…”

  1. Intente inscribirme al podcast gratis pero no pude. Por favor ayudenme. Recibe mensaje sobre la nececidad de inscibirme al premium. No estoy seguro si yo quiera en este momento. Gracias por su atention.

  2. Francine Pasetti

    Hola Luis,
    No puedo entender que quiere decir:mi incapacidad de querer ser yo cuando hablo espanol. Gracias por su ayuda. Fran

  3. Hola Francine,

    En esa frase quiero decir que: “…no puedo ser Yo cuando hablo español…”. Es decir, tengo limitaciones en la forma de expresarme que no puedo expresar aspectos de mi personalidad, mi humor, la complejidad de mis pensamientos. Cuando estás aprendiendo un idioma, uno se encuentra limitado a expresar una comunicación básica en los niveles iniciales e intermedios hasta que encuentra un nivel en el que puede comunicarse con mejor maestría expresando las cosas que realmente quiere expresar. Espero que esto ayude a clarificar…¿Qué piensas de esto?…si tienes más preguntas me avísas…

    Luis

  4. Luis, Los pensamientos de ud y Joan acerca de esta topica me interesab mucho. Para mi, a veces, cuando yo hablo en espanol, tengo un sentido de irrealidad. Me pregunto a mi – “did I REALLY say something?”. Necesito la validacion de la persona con quien soy hablando en la calidad de su reaccion de lo que he decido (have said?) para que sentir seguro. Cuando trato de cominicar y no puedo, tengo un sensacion casi como lo que pienso no existe. Yo se que eso no es verdad, pero, sin embargo, tengo ese sentido.

  5. Hola lemony,

    Este sentimiento de “did I REALLY say something?” es real. Yo lo tuve en inglés hasta que fui ganando confianza en la medida que fui hablando.

    Nuevamente tengo que pensar en la forma en que aprenden los niños, que es parte de lo que menciono en mi último podcast. ¿Cómo adquieren ellos confianza en lo que dicen? Creo que lo hacen de varias formas pero si un niño dice:

    quiero helado

    y recibe sopa…hay un problema en la comunicación.

    Pero si dice:

    Quiero helado

    y recibe helado, entonces va a tener la confianza en esa frase para obtener “helado”, y se va a sentir seguro de esto.

    Si caundo me comunico en inglés y obtengo lo que busco, eso refuerza mi confianza. y eso debe funcionar para español también…el problema está en racinalizar ese aspecto y tratamos de encontar todos los “si…(Ifs..)” o “peros” como decimos en español.

    Es bueno tener un feedback caundo hablamos un idioma, pero también necesitamos avanzar en la confianza de lo que hablamos con la flexibilad que nos permite mejorar nuestra expresión. Esto es un aprender constante.

    Luis

Leave a Comment

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.